Cómo ser una organización “data driven” y no morir en el intento

0
13
como-ser-una-organizacion-“data-driven”-y-no-morir-en-el-intento

A pesar de que los beneficios son concretos y generan una ventaja competitiva, llevar adelante una transformación de este tipo no es una tarea sencilla

Por Santiago Cardarelli (*)

30/06/2022 – 11,30hs

Muchas organizaciones están pensando o iniciando sus caminos hacia ser “data driven” (dirigida por datos). ¿Lo hacen porque está de moda o porque quieren lograr realmente una verdadera transformación que les brinde beneficios concretos? Y más importante aún, ¿saben realmente cómo hacerlo?

Antes que todo debemos entender que significa ser una organización data driven. Para ser una organización dirigida por datos se deben cumplir estos requisitos:

  • Tiene que existir un compromiso ejecutivo para la nueva “cultura” basada en datos.
  • Las decisiones deben tomarse a partir de evidencias y no en base a intuición y experiencia.
  • Los datos y la información tienen que estar disponibles “siempre” para la toma de decisiones.
  • La calidad de los datos sobre los cuales se toman las decisiones debe ser alta.
  • Toda la información relevante para la toma de decisiones tiene que estar disponible.

A pesar de que los beneficios son concretos y generan una ventaja competitiva importante, llevar adelante una transformación de este tipo no es una tarea sencilla. Se debe tomar un enfoque integral considerando cuatro dimensiones.

La arquitectura tecnológica de datos debe permitir procesar datos tanto estructurados como no estructurados.

Compromiso de la dirección en la ejecución

En primer lugar, es imprescindible que exista un compromiso ejecutivo no solo para llevar adelante la transformación sino también para sostener la nueva cultura de la organización a medida que se avanza.

Ciertas costumbres muy arraigadas en las organizaciones dejarán de ser válidas dando lugar a toma de decisiones basadas en datos. Quedarán de lado muchas experiencias e intuición con las cuales solían tomar decisiones. Es un desafío ya que ciertas estructuras de poder pasarán a ser obsoletas y eso puede generar cierto tipo de resistencia.

Capacitación del personal

Por otra parte, y con el objetivo de lograr la nueva cultura data driven, se debe preparar y capacitar a los empleados de la organización. Muchas están llevando adelante programas como academias de datos o capacitaciones masivas con el objetivo de que la mayoría de la organización tenga los conocimientos y entienda la importancia de decidir con datos.

Por otro lado, también en muchos casos se necesitarán contratar nuevos perfiles como ingenieros de datos o científicos de datos, entre otros. Estos nuevos perfiles, que muchas veces no están presentes en las organizaciones, ayudarán a que se logre la disponibilización y explotación de datos, necesarios para la toma de decisiones.

El rol de la tecnología

La tercera dimensión está asociada a lo tecnológico. La organización debe disponer de todos los componentes tecnológicos para habilitar el acceso a los datos para la toma de decisiones.

La arquitectura tecnológica de datos debe permitir procesar datos tanto estructurados como no estructurados (videos, redes sociales, imágenes, entre otros), integrar datos de fuentes diversas (internas y externas), disponibilizar datos relevantes al negocio para “jugar” con ellos y generar modelos y, finalmente, habilitar el acceso a los datos para que la toma de decisiones puede llevarse a cabo.

El diseño y construcción de la plataforma tecnológica que habilite el acceso a los datos lleva tiempo, requiere inversión y perfiles especializados en datos.

Un plan de transformación de estas características puede llevar varios años y requerir una inversión importante.

La clave del plan

Por último, es clave que exista un plan bien definido para orquestar el compromiso ejecutivo, la transformación cultural y la evolución tecnológica. Deben ir de la mano con logros concretos (“quick wins“) que permitan comenzar a ver los resultados aunque sea en forma parcial.

En general un plan de transformación de estas características puede llevar varios años y requerir una inversión importante. Sin un plan concreto que incluya el estado actual, el estado futuro y el camino para lograr la evolución será difícil llevar adelante la transformación.

En conclusión, ser una organización data driven o dirigida por datos, no es una tarea sencilla. Requiere de planificación, inversión y decisión firme para llevar adelante la transformación en distintos niveles.

Sin embargo, una vez alcanzado el objetivo será muy evidente la diferencia: se habrá logrado una ventaja competitiva que la mayoría de las organizaciones recién están comenzando a analizar.

(*) Docente de la licenciatura en analítica empresarial y social del ITBA.