16 C
Santiago del Estero
HomeSociedadDespués de los incendios en Corrientes, ahora preocupan los campos inundados

Después de los incendios en Corrientes, ahora preocupan los campos inundados

Hace sólo dos meses, los productores ganaderos de San Miguel, San Luis del Palmar y Caá Catí batallaban contra los incendios y las sequías; y ahora buscan hacer frente a sus campos inundados a causa de la caída de más de 400 milímetros en muy poco tiempo. Las zonas más complicadas son las de San Miguel, Caá Catí y San Luis del Palmar; y la afectación es menor en Santa Rosa, Loreto, San Lorenzo, Empedrado e Ituzaingó.

El ganadero Ceferino Delgado sostuvo que son más de 6.000 las hectáreas de campos de pastoreo que quedaron bajo las aguas. Recordó que “hace un mes estábamos apagando el fuego en estos campos y desde hace días lamentablemente se llenó de agua porque llovió casi 400 milímetros sólo este mes y no recibimos pasturas para poder alimentar a nuestros animales”. El productor dijo que se viene un invierno complicado por la falta de pasturas. Es que el poco pasto que brotó con la llegada de las lluvias, en marzo, ahora quedó bajo agua y el invierno está muy próximo. “Reclamamos asistencia por los incendios y nunca llegó. Ahora (con los campos cubiertos de agua) tampoco”, se quejó.

La zona suele sufrir inundaciones en época de lluvias. Es por eso que los productores suelen trasladar los animales a otros campos o los sacan para que se alimenten sobre las banquinas de la ruta provincial 5, que habitualmente tiene muy poco tránsito. Sin embargo, el peligro de colapso de un puente sobre la ruta nacional 12, cerca de Itá Ibaté hizo que Vialidad Nacional derive todo el tráfico a la ruta 5 para evitar que los vehículos tengan que hacer un rodeo mayor para continuar viaje hacia Misiones o la ciudad de Corrientes.

Delgado dijo que en en la zona de San Miguel y Caá Catí son quince los productores que vieron desaparecer sus tierras bajo las aguas. “Estamos hablando de más de 6.000 hectáreas”, sostuvo. El ganadero dijo que en su estancia están anegadas cerca de mil hectáreas. “Nosotros hace mucho que reclamamos por obras que podrían disminuir el impacto de las lluvias. Hubo proyectos para ampliar las alcantarillas, de manera tal que el agua pueda escurrirse más fácilmente y así no se mueran nuestros animales, pero nunca se avanzó con eso”, aseguró.

En la zona rural de San Luis del Palmar la situación también está complicada por las lluvias. Muchas familias que residen en la Cuarta Sección quedaron aisladas por el agua, aunque no fue necesario evacuarlos. No ocurrió lo mismo en la zona urbana, donde algunas personas tuvieron que abandonar sus hogares.

El ministro de la Producción de Corrientes, Claudio Anselmo, buscó quitarle dramatismo al anegamiento de los campos. “No es una situación tan grave. La más complicada es la cuenca del Riachuelo pero está drenando bien y si no hay nuevas precipitaciones, en unas dos semanas se normalizaría totalmente la situación”, indicó el funcionario. A una semana de la última lluvia, los productores buscan la forma de mantener sus rodeos y buscan estrategias para afrontar un invierno que, vaticinan, será muy complicado en los castigados campos correntinos.

Corresponsalía Corrientes

SC

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS