La Navidad de los aislados: nuevos rituales y cenas solitarias para los positivos de coronavirus o contactos estrechos

0
73
la-navidad-de-los-aislados:-nuevos-rituales-y-cenas-solitarias-para-los-positivos-de-coronavirus-o-contactos-estrechos

El coronavirus nos enseñó en estos dos años de pandemia que durante una ola de contagios pierde bastante sentido hacer planes. Miles de personas en Argentina (millones en el mundo) deberán ausentarse en la mesa navideña y pasar una Nochebuena diferente: en aislamiento por covid positivo o por contacto estrecho.

Florencia vive en un departamento en el barrio porteño de Almagro y es parte del enorme grupo de personas que se enteró que era contacto estrecho por una amiga que dio positivo de covid y que había visto el sábado en un festejo de fin de año en un bar.

“Ella empezó con fiebre, dolor de cabeza y tos, se hisopó y dio positivo. El lunes me encerré en mi casa y tengo que estar aislada hasta el 31 de diciembre”, relató a este diario.

Aunque siente “resignación y un poco de bronca” porque va a pasar las fiestas sola, entiende que “es la que toca” y elige “cortar la cadena de contagios y no seguir exponiendo a otros a un riesgo evitable”.

Sus planes originales era una cena en su terraza con su mamá, papá y abuela, pero desde el lunes tuvo que pensar una nueva Nochebuena: “Pienso armar el arbolito porque no tuve tiempo. Voy a tratar de comer liviano porque como tengo síntomas no me siento muy bien, aunque es probable que mi mamá me deje en la puerta algo de la mesa navideña”.

Florencia apela a las selfies, las videollamadas y los memes para sobrellevar el aislamiento durante las fiestas de fin de año.

A pesar de no poder reunirse con otros, Florencia planea hacer una videollamada con su familia a las doce y quiere proponerle a sus amigas (también aisladas) “hacer un Zoom para estar juntas a la distancia”.

“Seguramente me prepare un vermut, pondré música alta, estaré en la terraza con mi perrito y disfrutaré a lo lejos los festejos de mi barrio, trataré de pasarlo mejor posible”, expresó.

El desafío para los aislados es pasar de la larga mesa navideña con familia o amigos a una reducida o solitaria sin perder el espíritu festivo que caracteriza esta época del año.

Santiago tiene 33 años, es de Banfield y supo el jueves que era contacto estrecho. En esta Navidad estaba expectante por volver a pasar las fiestas en familia, luego de un 2020 sin festejo. Este 2021 habían planeado una cena familiar de diez personas en casa de sus padres, al aire libre y “con los cuidados y protocolos correspondientes por la gente mayor”.

Ahora, su Nochebuena tendrá milanesa en vez de vitel toné y ensalada mixta en vez de rusa. Su plan, además de hacer videollamada con su familia, es ver “el mejor programa de la televisión: el especial de Lavecchia en TyC Sports”. Uno de los programas más esperados por los fanáticos del fútbol. 

El jueves por la tarde el Ministerio de Salud de la Nación reportó 13.456 nuevos contagios y otras 15 muertes en las últimas 24 horas. Se trata de la cifra de contagios más alta desde el 6 de agosto, cuando se reportaron 13.549 positivos. Los informes diarios de este período tuvieron otros dos picos importantes: ayer hubo 11.121 infectados y el martes, 9.336.

En la cuenta regresiva para las fiestas, los casos de coronavirus se dispararon en la Argentina y alertan a las autoridades sanitarias nacionales y provinciales que ya hablan de la tercera ola de la pandemia.

En este contexto, la tasa de positividad -que mide cuántas de las personas testeadas tenían el virus- permanece en alza y en los últimos días se despegó del tope de 10% recomendado por la Organización Mundial de la Salud. Este jueves fue del 16,62%, en sintonía con el 16,4% registrado el miércoles.

Películas navideñas, Twitch y brindis a distancia

Para Eugenia de 24 años la noticia fue un baldazo de agua fría apenas abrió los ojos y agarró su celular este 24 de diciembre: “Me enteré hoy a las 7.45 de la mañana que soy contacto estrecho. Me tengo que aislar hasta el miércoles que viene. Al principio estuve en shock. ¡Me quedo sin Navidad y sin salir con mis amigas! Hasta ya tenía toda mi ropa planeada, tenía un bolso a medio armar para irme de casa a las 12 del mediodía a Quilmes a festejar con la familia de mi mejor amiga. Ya no va a poder ser”.

Eugenia ya tenía pensado su outfit para esta Nochebuena, pero es contacto estrecho de un caso positivo y debió aislarse.

Lo primero que hizo Eugenia fue acudir a su padre para que, en el transcurso del día, le acerque algo de comida para armar su propia mesa navideña en su departamento de Palermo en compañía de su gato: “Un pan dulce, un turrón, una sidra. Mis planes van a ser ver películas y descorchar a las 12, abrazar a mi gato, tomarme un clonazepam e irme a dormir. Un gran festejo”. Sobre la elección cinematográfica aseguró que “Mi Pobre Angelito” es un infaltable. No es Navidad sin Macaulay Culkin.

Tamara, de 26 años, dio positivo de covid el miércoles y optó por un clásico de Nora Ephron para pasar la Nochebuena en aislamiento: “Tienes un e-mail”, una de las comedias románticas más características de los años noventa con dos grandes del género como Meg Ryan y Tom Hanks. “Tengo la fantasía que otros se sumen a verla y la comentemos en Twitter“, aseguró a Clarín.

Además, espera el delivery desde la casa de sus padres con una porción de mayonesa de atún (una de sus comidas preferidas en el mundo) y un regalo que le compró su mamá: unas pantuflas de Snoopy.

Tamara espera el envío de dos regalos de la casa de sus padres: la mayonesa de atún que le preparó su mamá y las pantuflas de Snoopy como regalo de Navidad.

“Quisiera tomar un vino rico esta noche pero como me quedé sin olfato y sin gusto, ese plan emocionante ya no lo es más”, se lamentó.

Maru de 28 años tuvo que cambiar Villa Mascardi en Río Negro por Recoleta. El viaje que tenía planeado con su familia para disfrutar la Navidad y el Año Nuevo se vio frustrado cuando el martes a la mañana supo que era covid positivo.

La cena familiar ahora será un menú individual, aunque reconoció que como le gusta mucho la cocina seguramente se prepare algún rico plato y lo acompañe con una buena botella de vino: “Soy una convencida de que siempre hay motivos para brindar (aunque sea sola)”.

Maru dio positivo de covid pero no perdió el gusto ni el olfato, por lo que planea tomar un rico vino en su Navidad aislada.

El hisopado positivo de Ariel de 48 años significó resignar una Navidad junto a sus hijos abriendo sus regalos a las 12 de la noche. Su familia se hisopó y como dieron negativo él es el único aislado de la casa. “No me dejan asomarme de la habitación”, reconoció.

La cena navideña iba a ser en su casa en el Barrio Ciudad Náutica de San Vicente junto a su mamá, sus suegros, su esposa y sus hijos. “A las 12 tengo pensado salir al balcón de mi habitación, brindar a la distancia con mi familia y ver cómo mis hijos juegan con sus regalos”.

Y anticipó su deseo navideño: “Ojalá me preparen algo rico para la cena, una botellita de espumante bien fría y unas garrapiñadas de almendras”. 

Ariel junto a su esposa Valeria y sus hijos Valentina, Santino y Antonella.

Facundo tiene 26 años, es de Vicente López y supo que era contacto estrecho este jueves, aunque la sospecha empezó el martes: “Vivo con mi familia y mi hermana levantó fiebre. A su vez el martes vi a un amigo que el domingo vio a otro amigo que ese mismo martes también fue positivo. Entonces me aislé desde el martes, y ayer mi hermana dio positivo. Yo me hisopé y me dio negativo pero aún no pasaron siete días desde el contacto”.

El plan era cenar en familia y después salir con mis amigos. Ahora probablemente pasará la Nochebuena en su habitación. “Por otro lado, creo que voy a prender stream en Twitch y ver una película navideña con otres aislades”, aseguró.

Facundo se aisló en su habitación tras enterarse que es contacto estrecho.

El sentimiento de Facundo, compartido de forma unánime con casi todos los aislados es el hartazgo. “Pensé que íbamos a poder pasar un verano normal. Ojalá así sea igual. Después también stress porque hubo que decidir desde el martes si íbamos, si no, qué decisión tomábamos, costó mucho hisoparse a través de la obra social porque no hay turnos”.

Córdoba: récord de contagios y filas eternas

Las filas interminables para hisoparse fueron figurita repetida en gran parte del territorio nacional, especialmente en la Ciudad de Buenos Aires, el Conurbano bonarense y en la provincia de Córdoba, donde hubo un fuerte rebrote que obligó al gobierno a suspender fiestas masivas. Fueron unos 13.600 cordobeses que tuvieron la confirmación como caso positivo por testeo en los últimos 12 días.

Coronavirus en Córdoba. Espera interminable en el centro de testeo e hisopado de la plaza San Martin. Foto La Voz / Nicolás Bravo

Joaquín de 23 le contó al Diario La Voz tras confirmar que tiene Covid-19: “Había comprado entradas para una fiesta que se hace en Córdoba. Pensaba pasar la noche con mis viejos y seguir de caravana. Me quiero morir”.

El contagio, dedujo, surgió luego de asistir a un recital de Babasónicos. “Estamos viendo si todos los contagiados del recital hacemos una fiesta juntos, pero aún está verde la idea. Aunque tengo confianza y puede salir”, adelantó, evitando dar detalles sobre dónde se realizaría la convocatoria.

Luciana de 18, también de Córdoba, dice que “camina por las paredes”. “Estoy viendo si activamos algo con unas amigas que no tienen drama de contagiarse, porque están vacunadas. En mi caso, me contagié en un after y sigo sin síntomas. Estaría bueno que en vez de pasarla sola las chicas vengan a casa”, evaluó.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA