Champions League: ¿el dominio y la gloria es sólo una cuestión de billetes?

0
57
champions-league:-¿el-dominio-y-la-gloria-es-solo-una-cuestion-de-billetes?

En este tiempo ya no quedan asombros en el final. Gigante contra gigante buscarán la Orejona parece ser el mandato. Hay que viajar hasta 2004 para encontrarse con un campeón por fuera de esa élite del top 4 (Premier League, España, Italia, Alemania). Se trató del bravo Porto de José Mourinho que derrotó al Monaco, en la única final disruptiva en los últimos 17 años. Y para celebrar un campeón de una Liga periférica habrá retroceder tres décadas en el tiempo: en 1991, el Estrella Roja de Belgrado, representante de Yugoslavia en los comienzos de su desintegración. En Bari, los balcánicos se impusieron al Olympique de Marsella por penales.

Hay razones para el escenario: el caso Bosman (en 1995) comenzó a modificar el fútbol europeo y mundial. Consiguió que desapareciera la limitación de participar para los futbolistas comunitarios y facilitó que se reconfigurase la figura del transfer internacional y los derechos de formación. El Caso Simutenkov, en 2005, resultó otro paso en idéntico sentido: el ruso ya no jugaba en España cuando la sentencia salió en el año 2005. Consiguió no sólo que los jugadores rusos pasaran a tener la consideración de comunitarios, sino que generó una suerte de continuidad en los países de la ex Unión Soviética: Armenia, Azerbaiyán, Georgia, Kazajistán, Kirguistán, Moldavia, Uzbekistán y Ucrania. Todos los jugadores de estos países tenían acuerdos similares y, en consecuencia, nuevos horizontes.

En simultáneo comenzó a crecer el mercado y comenzaron a llegar los grandes empresarios incluso ajenos al ámbito del fútbol y ya más cerca en el tiempo los magnates de países periféricos que emplean a sus clubes de fútbol como ventana al mundo. Desde los petrodólares de Qatar para el PSG y de los Emiratos Arabes Unidos para el Manchester City hasta los de Tailandia para el Leicester de la Premier League. China y Estados Unidos también metieron la cuchara y hasta reimpulsaron sus ligas a fuerza de millones. Esos dos negocios, aunque con pasos más breves también siguen creciendo.

Nasser Al Khelaifi, el qatarí que preside al PSG, en la presentación de Lionel Messi como refuerzo. (XINHUA).

El fútbol se convirtió, sobre todo en la Champions League, en El Juego de los Ricos y Famosos. Este lunes, con escándalo incluido, se sortearon los octavos de final, en Nyon, en la sede de la UEFA. Los ocho equipos con mayor valor de mercado -de acuerdo con datos del sitio especializado Transfermarkt- estarán en esos dos bombos (y 10 de los 12 primeros también).

Pero esta vez, a diferencia de la casi todas las ocasiones anteriores habrá seis equipos que no forman parte de esa élite económica: se ubican entre los puestos 29 y 62. Faltará un asiduo participante de los tramos finales como gran novedad: Barcelona, en su primera campaña sin Lionel Messi. Tampoco estarán equipos relevantes como el Arsenal, el Tottenham Hotspur y el Borussia Dortmund.

El caso del Ajax -puesto 29 en cuanto a valor de mercado- es paradigmático en términos de estos cambios que se fueron dando en la máxima competición de clubes a nivel económico y deportivo: club histórico, el más campeón de Holanda, cuatro veces campeón de la Champions, pero desde hace una década viene lidiando con la potencia de sus inferiores ante los poderosos.

La reciente fase de grupos lo mostró implacable: ganó sus seis partidos (frente a Sporting de Lisboa, Borussia Dortmund y Besiktas) y fue uno de los tres equipos que logró puntaje ideal. Los otros dos: dos candidatos insoslayables, para los analistas y para las casas de apuestas, Liverpool y Bayern Münich. Como emblema o como metáfora de este Ajax que recuperó su memoria de grande aparece Sébastien Haller, quien con 10 tantos es el goleador de la competición. Tiene uno más que el implacable Robert Lewandowski.

Haller, de 27 años, festeja en la victorias frente al Besiktas. Es el sorprendente goleador de la Champions. (AFP)

Habrá otro tapado en el bombo uno, que corresponde a los ganadores de grupo. Se trata del Lille, de Francia. El único que pudo frenar la hegemonía del PSG: ganó la Ligue 1 en 20/21 y lo venció mano a mano en el Trofeo de Campeones (la Supercopa de Francia). En esta Champions se hizo fuerte en un grupo de cenicientas: sumó 11 puntos y dejó atrás al Salzburgo, al Sevilla y al Wolfsburgo. Ocupa el puesto 36 en cuanto a valor de mercado.

En ese grupo, el G, también pasó el Salzburgo. El club sostenido por el dinero de la multinacional Red Bull ocupa el puesto 62 en valor de mercado, el último entre los 16 que sigue tras los pasos de La Orejona. Su estrategia, concebida por la empresa que lo maneja es contratar jugadores jóvenes con presente positivo y alta capacidad de reventa. El mismo modelo que la misma empresa desarrolla en el RB Leipzig de la Bundesliga, ese equipo que por su vertiginoso ascenso generó polémicas en general y el rechazo de la mayoría de los rivales. 

Entre los otros seis equipos que no pertenecen a la mesa de los multimillonarios hay dos portugueses (Benfica, pura tradición, dos títulos de Champions y otras cinco finales, ocupa el lugar 34; y Sporting Lisboa, otro grande de la Liga lusitana, se ubica 20 puestos más atrás en el valor de mercado) y un español, el Villarreal, siempre amigo de arrimarse a los milagros (desde los tiempos de Riquelme), que está en el puesto 31.

Chelsea, el último campeón de la Champions, frente a la Juventus, en Stamford Bridge, por la fase de grupos. (AP)

Pero más allá de esta instancia, todo parece indicar que el tramo decisivo tendrá a los protagonistas de siempre. Chelsea (último campeón), los obsesionados Manchester City y PSG (finalistas derrotados en las últimas dos ediciones), el Bayern Munich (penúltimo campeón), el Liverpool (vencedor en 2019) y Real Madrid (tricampeón entre 2016 y 2018). Un escalón más atrás en los favoritismos aparecen: Manchester United (tercero en valor de mercado) y Juventus (12) como ganadores de grupo; y Atlético de Madrid (octavo) e Inter (15) como segundos clasificados. ¿O esta vez habrá sorpresas en serio? Se verá…

Los cruces de los octavos de final

Martes 15 de febrero

París Saint Germain (FRA) – Real Madrid (ESP) y Sporting CP (POR) – Manchester City (ING)

Miércoles 16 de febrero

RB Salzburgo (AUT) – Bayern Múnich (GER) e Inter (ITA) – Liverpool (ING)

Martes 22 de febrero

Chelsea (ING) – Lille (FRA) y Villarreal (ESP) – Juventus (ITA)

Miércoles 23 de febrero

Benfica (POR) – Ajax (NED) y Atlético de Madrid (ESP) – Manchester United (ING)

Martes 8 de marzo

Bayern Múnich (ALE) – RB Salzburgo (AUT) y Liverpool (ING) – Inter (ITA)

Miércoles 9 de marzo

Manchester City (ING) – Sporting de Lisboa (POR) y Real Madrid (ESP) – París Saint Germain (FRA)

Martes 15 de marzo

Ajax Ámsterdam (PB) – Benfica (POR) y Manchester United (ING) – Atlético (ESP)

Miércoles 16 de marzo

Lille (FRA) – Chelsea (ING) y Juventus (ITA) – Villarreal (ESP)

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA