La amenaza Ómicron: qué debe hacer Argentina para evitar la llegada de la variante que tiene en vilo al mundo

0
48
la-amenaza-omicron:-que-debe-hacer-argentina-para-evitar-la-llegada-de-la-variante-que-tiene-en-vilo-al-mundo

La pandemia entra en un nuevo capítulo de aislamiento y restricciones, esta vez con el foco puesto en el sur de África por la aparición de una nueva mutación del coronavirus. La variante Ómicron fue clasificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “preocupante”, la categoría más grave que adjudica en sus rastreos de nuevos patógenos, por su alto número de cambios respecto al virus original y su capacidad de propagación.

La súbita aparición y diseminación de esta variante, cuyo alcance y magnitud aún se desconoce, ya se replicó en varios países de Europa y Asia. Ante la amenaza de que se extienda a otros territorios, en el Consejo Federal de Salud (Cofesa) se definieron dos estrategias para evitar su ingreso y mitigar contagios en el país.

Por un lado, la suspensión del transporte aéreo y marítimo directos de África. “Quienes hayan estado los últimos 14 días en países africanos o con circulación del virus van a tener que hacer un aislamiento de 10 días y un PCR negativo”, explicó Carla Vizzotti, ministra de la cartera de Salud de Nación.

Por el otro, se acordó implementar un “pase sanitario” a eventos masivos y actividades en lugares cerrados para aquellos que no cuenten con el esquema completo de vacunación (desde los 14 días previos) contra el Covid. Se estima que este universo poblacional es de 7 millones.

La comparación en 3-D de las variaciones Delta y Ómicron. Los puntos rojos indican las áreas con muy alta variabilidad. Foto @MundoEConflicto

El acento estará en extremar la vigilancia de precauciones epidemiológicas. Clarín habló con tres expertos sobre cómo evalúan el panorama ante la posible llegada de Ómicron. Coinciden en la importancia de completar esquemas de vacunación, aumentar el nivel de inmunización con 3 dosis, intensificar los testeos y extremar las medidas de cuidado como el uso de barbijo.

“La aparición de variantes está vinculada directamente a la población susceptible, es decir, a quienes no se enfermaron o no se vacunaron. Por eso, Ómicron aparece en Sudáfrica donde el nivel de inmunización es del 25%. En Argentina, el 95% de la variante que circula es Delta. Tenemos brotes porque hay adultos, de 18 a 39 años, no inmunizados”, analiza Eduardo López, médico infectólogo y asesor del comité de expertos del Ministerio de Salud.

Y enfatiza: “Hoy por hoy no parecen ser necesarias nuevas restricciones, pero sí que la gente se cuide con todas las medidas de precaución que ya conocemos. Tener una dosis es como no estar vacunado. Se agregó una tercera adicional a los inmunizados con Sinopharm porque para tener un buen título de anticuerpos no alcanza con dos frente a las nuevas mutaciones. Habrá que estudiar cuán eficaces son las vacunas con Ómicron”.

Arnaldo Casiró es Jefe de Infectología en el Hospital Álvarez. Considera que las medidas ante la variante Ómicron no varían de las que se deberían tomar frente a la Delta.

El uso del barbijo es fundamental para prevenir el contagio, ante las nuevas mutaciones del Covid. Foto Martín Bonetto

“Se debería hacer una gran campaña explicando que la pandemia no terminó. Observo que el mensaje no fue claro y mucha gente dejó de cuidarse, y disminuyeron los testeos (que siempre fueron escasos). Se debería insistir más con, por ejemplo, el uso de barbijo cuando estamos con otras personas y con la distancia social. Aunque signifique una medida antipática, mantener los cuidados y acelerar el ritmo de la vacunación es lo que puede hacer menos grave la expansión del virus en sus variantes más contagiosas”, desarrolla.

También, hace hincapié en que quitar los aforos fue precipitado y le preocupa que haya pocos testeos porque “la gente vacunada puede tener pocos síntomas y no se testea, pero sí contagia. “La cuarentena larga no sirvió (hubo aproximadamente 117.000 fallecidos). Cuando se declinó la posibilidad de utilizar Pfizer varios meses antes de contar con AstraZeneca y Sputnik, se perdió la oportunidad de comenzar a vacunar con mayor tiempo”.

Su postura es clara. “Si Ómicron llegara a evadir las defensas adquiridas, podríamos estar a las puertas de un problema similar al que tuvimos al comienzo. Hasta no saber cual es su comportamiento, deberían extremarse las medidas de cuidado. No debemos repetir los errores del comienzo que por pensar que acá no iba a llegar, vivimos el desastre que fue casi todo el 2020 que dejó más de 100.000 fallecidos y otros muchos quedaron con secuelas. Debemos aprender de la experiencia y no tomar medidas políticas sino sanitarias”, razona.

Carlos Di Pietrantonio es médico epidemiólogo y máster en Salud Pública. Califica de “aceptable” a la campaña de vacunación, pero insiste en que aún falta vacunar a lo que define como el núcleo duro de la población, el cual representa una cifra de 7 millones de personas aproximadamente.

“Hay que hacer un plan que contemple de forma fehaciente una invitación para completar esquemas a quienes tengan comorbilidad, sean mayores de 60 o no hayan iniciado el esquema. Creo que hay que buscarlos activamente y vacunar a 400 mil personas por día, inclusive sábados, domingos y feriados porque el virus no descansa”, asevera.

Restricción de vuelos

“El cierre de los vuelos procedentes de países donde hay sospecha de circulación de la variante Ómicron es correcto. No restringiría los vuelos a Europa (la detección de contagios no significa que el virus esté diseminado en la comunidad), pero estaría atento a examinar cómo evolucionan los casos en los diferentes países europeos”, observa.

Arribo de residentes al Aeropuerto internacional Ezeiza en septiembre medio del cepo a los vuelos. Foto Luciano Thieberger.

Por otro lado, analiza que ante una cepa con capacidad de evadir el sistema inmune y de alta transmisibilidad, como Delta, el cierre estricto de aeropuertos y el paso de frontera fueron medidas acertadas (aunque sean antipáticas).

En cambio, para Casiró se debería suspender la entrada de extranjeros, como hizo Israel que cerró sus fronteras durante dos semanas semanas, “al menos hasta tener más clara la dimensión y el tipo de comportamiento de Ómicron en su penetración e índice de letalidad”. Es que esta variante parece ser mucho más contagiosa, pero se desconoce si es más letal o si evade la inmunidad adquirida por vacunas o infecciones previas.

En cuanto al cierre, evalúa que fue útil pero que estuvo mal implementado. “Lo primero que hay que hacer es prohibir el ingreso de extranjeros y dejar que vuelvan los residentes (haciendo cuarentena y testeo)”.

Di Pietrantonio remarca la necesidad de hacer corredores seguros con los vuelos, es decir, identificar quiénes, de dónde vienen para poder tomar las consecuentes medidas en caso de ser requeridas.

Pase sanitario

Los expertos coinciden en que es una medida parcial, pero insuficiente. “Si bien se está usando en muchas partes del mundo, puede ser de alguna ayuda, pero no soluciona el problema fundamental que es la transmisión del virus. Sí puede incentivar a qué más gente se vacune con las dos dosis para poder acceder a estos eventos masivos o en lugares cerrados”, concluye Casiró.

MG

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA