Gatillo fácil en Barracas: “Pedir perdón nos parece poco”, aseguró el jefe de la Policía de la Ciudad

0
29
gatillo-facil-en-barracas:-“pedir-perdon-nos-parece-poco”,-aseguro-el-jefe-de-la-policia-de-la-ciudad

Marcelo D’Alessandro, ministro de Seguridad y Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, se refirió al crimen de Lucas González (17), el futbolista de Barracas Central que murió tras ser baleado por policías durante una persecución.

“En primer lugar quiero hacerle llegar mi más sentido pésame a los padres, a los familiares y a los amigos de Lucas ante este hecho irreparable“, señaló el ministro.

“Ayer, anoticiado del hecho, ordené que se realice el sumario administrativo correspondiente, el desarme de los efectivos, los separamos de la función operativa, y el pase a disponibilidad”, agregó D’Alessandro.

“Como lo hicimos siempre, nos van a encontrar apoyando a los policías que hacen las cosas bien, pero seremos inflexibles con los que actúen fuera de la ley“, remarcó. 

Después habló sobre el protocolo que deben cumplir los agentes para poder disparar: “Primero se debe identificar y luego tiene que acreditar que está en riesgo su vida o la de terceros. Por eso ahora es materia de investigación y se determinará si hubo un exceso en el accionar policial”.

Luego quien tomó la palabra fue el jefe de Policía de la Ciudad, Gabriel Oscar Berard, quien destacó que según lo investigado hasta el momento no existió un cruce de tiros entre los oficiales y los jóvenes.

“Lo que a nosotros más nos duele es la muerte así de un joven. Tenemos una convicción de que acá hay una mala actuación del personal policial. No recibieron fuego aparentemente. Para nosotros es un hecho grave. Estamos a disposición de la Justicia”

El jefe de la Policía de la Cuidad, Gabriel Berard, dijo que “pedir perdón es poco”.

Y agregó: “Somos los más interesados en esclarecer esto porque hay miles de policías que todos los días están en la calle y se juegan la vida y esto nos hace un daño gravísimo”.

Y cerró con un mensaje a la familia de Lucas: “Pedir perdón nos parece poco. Es algo tan enorme la pérdida que tienen que queremos decirle que estamos a disposición”.

Consultado sobre si se comunicaron con los familiares del chico, D’Alessandro dijo que este miércoles un psicólogo del Ministerio se acercó a la madre de Lucas: “En el transcurso del día no pude comunicarme, pero cuando tenga la oportunidad hablaremos con la familia”, afirmó.

El funcionario explicó que la investigación corre por parte de la Policía Federal y también por la Oficina de Transparencia y Control, que – según dijo- a diferencia de las oficinas de Asuntos Internos que tienen otras fuerzas de seguridad, es manejada por civiles.

Según pudo saber Clarín, los investigados son el oficial José Nievas, el oficial mayor Fabián López y el inspector Gabriel Alejandro Isassi.

El tuit de Larreta

Luego de la conferencia de D’Alessandro fue el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien se expresó sobre el caso.

“La muerte de Lucas es una pérdida irreparable y me siento profundamente dolido. Les hago llegar mi más sentido pésame a sus padres, familia y amigos. Seremos inflexibles con los policías que actúen fuera de la ley”, señaló Larreta en su cuenta de Twitter.

Y agregó: “Hemos separado inmediatamente de su cargo a los 3 involucrados en el hecho, e iniciamos un sumario para determinar las responsabilidades”.

El caso

Lucas González fue baleado el miércoles a la mañana, cerca de las 9.30, en Barracas. Fuentes del caso señalaron que policías de la Ciudad le dispararon mientras viajaba en una Volkswagen Suran con tres amigos.

Según determinaron las pericias, recibió dos impactos de bala en la cabeza. Aunque en un primer momento la versión oficial indicó que se trataba de un joven que escapaba de la Policía, la familia denunció que se trató de un caso de gatillo fácil.

Lucas González tenía 17 años y jugaba en la 6ta del Club Barracas Central.

“Salió de entrenar del Club Barracas con amigos del barrio, de Florencio Varela. Los chicos iban a probarse porque en el club estaban buscando jugadores para la categoría de él. Cuando salieron de entrenar pararon a comprar un jugo en un kiosco, en ese trayecto para volver a sus casas aparentemente frenó un auto con policías arriba, que no sabían que eran policías porque estaban de civil. Ellos pensaron que los iban a asaltar por eso aceleraron y en ese trayecto que aceleran le dispararon a mi hijo”, señaló la madre del joven.

Lucas era futbolista y defendía los colores de Barracas Central, el club del que fue presidente el actual titular de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, y que está cerca de jugar la final por el ascenso a Primera contra Tigre.

LM

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA