Vacunados con dos dosis y síntomas de “resfrío”: qué probabilidad hay de que sea Covid

0
30
vacunados-con-dos-dosis-y-sintomas-de-“resfrio”:-que-probabilidad-hay-de-que-sea-covid

Analía, que trabaja mitad presencial y mitad home office, el sábado pasado se despertó con la nariz tapada. El domingo, no paró de usar carilinas. Como al día siguiente le tocaba ir a trabajar, no sabía si avisar o no. “Porque solo era resfrío” y “no tenía fiebre”. Tras  una semana de pañuelitos, este lunes respira normalmente. Pero nunca se aisló ni hisopó

Las dos dosis de AstraZeneca y “el cambio de clima” le dieron la seguridad suficiente como para no sospechar que pudiera tener Covid. Más allá de un diagnóstico positivo o negativo -porque no hubo test-, su caso, calcado, se da en muchas otras historias de narices tapadas en Argentina. Con este nivel de vacunación, algunos ya con terceras dosis, entre las clases presenciales y la vuelta a las oficinas surgen dudas sobre cuándo deberíamos hisoparnos ¿frente a qué síntomas?

El nivel de testeos aumentó frente al piso de septiembre, tanto en el sector privado como en el público, pero la cifra sigue en un nivel bajo. La variante Delta, más contagiosa que sus antecesoras, ya es predominante en el país.

La clave es lo que le pasó a Analía. Si se siente resfrío, ya no se piensa automáticamente en coronavirus. Volvió el “tomé frío” o “es sinusitis”. Los expertos consultados por Clarín coinciden en que no hay que subestimar los síntomas compatibles y en mantener las pautas de alerta para testearse.

Desde el Ministerio de Salud de la Ciudad confirmaron a este diario que “por más que sigue siendo baja, subió la positividad entre los testeos”. Pasó al 3,2%. Lo mismo sucede en Provincia y el dato coincide con lo que dijeron desde los laboratorios donde se hacen los testeos de forma privada.

Los que tienen el esquema completo de vacunación no están exentos de infección. Foto: Orlando Pelichotti

Los tests que se compran en las farmacias podrían ser una opción exprés para que la persona con síntomas obtenga un diagnóstico rápido de su situación, pero desde el Estado no se alienta esta posibilidad. Se venden al público, pero la normativa dice que deben ser hechos por un profesional para obtener un resultado confiable y que el eventual caso positivo quede registrado.

En el último Informe de Vigilancia de Infecciones respiratorias Agudas, el Ministerio de Salud de la Nación afirma que “la circulación de otros virus respiratorios sigue siendo baja”. Más del 99 por ciento corresponden a coronavirus. Hasta el periodo actual, la actividad de influenza o gripe se mantiene baja. El Covid es el prevalente en todas las edades.

Testeo y barbijo

“Estamos en una curva de descenso, pero amesetada, de entre 1.000 y 1.500 casos por día positivos. Si bien, como era lógico, se flexibilizaron un montón de actividades, hay dos conceptos que deben seguir en pie: el de ir a hisoparnos y el de seguir usando barbijo en lugares cerrados”, dice a Clarín Eduardo López infectólogo del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez y asesor del Gobierno.

“Todavía rige el criterio de síntomas para el PCR o antígeno, aunque también es cierto que la cantidad de casos positivos ha disminuido en forma franca. Pero la única manera de bloquear la transmisión en una población que aún le falta alrededor de un 35% a 38% la segunda dosis (unos 15 millones de personas), necesaria frente a la variante Delta, es testear”.

¿Cuándo hay que hisoparse? El criterio es el mismo que antes. Síntomas compatibles: fiebre (37.5°C o más), tos, dolor de garganta, dificultad para respirar, dolor de cabeza, dolor muscular, diarrea/vómitos, congestión nasal, al menos dos, o contacto estrecho con un positivo. Cabe recordar los días de espera para que la carga viral sea suficiente, en promedio, 72 horas de iniciado un síntoma, algo que será evaluado en el triage de las clínicas u hospitales en caso de acercarse con síntomas. En los centros de testeo de las jurisdicciones hay diferentes puestos para cada caso.

Hay que esperar unas 72 horas desde el inicio de los síntomas para testearse. Foto: Juano Tesone

Si no cambiaron los síntomas ¿Cambió la percepción sobre los síntomas? López contesta que “fundamentalmente”. Hay cierta desinformación respecto a que “si se está vacunado, el Covid ya no da fiebre”.

“Todavía no me parece que, sobre todo en cuadros de tos seca, dolor de garganta y fiebre, no haya que descartar como primera posibilidad que se trate de coronavirus. No siempre hay fiebre al comienzo del Covid. Y a los contactos estrechos en algunas jurisdicciones se los hisopa hasta con un síntoma. Es para cortar la cadena de transmisión, dado que al positivo, lo aislás”, sigue el experto. Entonces, no hay que fijarse sólo en el termómetro. 

Desde la Sociedad Argentina de Infectología, Javier Farina dice a Clarín que “el concepto sobre el Covid está invertido”. “En la cabeza de todos está esa idea de que como estás vacunado…ya está. Pero, justamente, en el contexto de la vacunación, la gran mayoría, por lejos, de los cuadros de Covid van a ser muy leves. Todavía debería testearse principalmente para evitar que se pueda contagiar a otros y no tengan una cuadro igual de leve”, dice Farina, e insiste con que “hay que hisopar tanto con síntomas leves como con pocos síntomas (en el sentido de dos)”.

Hay que volver al ABC de las vacunas, como lo detalla el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Las vacunas contra el coronavirus son efectivas para prevenir la infección, la enfermedad grave y la muerte. La mayoría de las personas que se contagian no están vacunadas. Pero, dado que las vacunas no son 100 por ciento efectivas, algunas de las personas que están totalmente vacunadas se infectarán. Entonces, así como es posible el contagio y la transmisión de los vacunados, también deben hisoparse.

“No tiene sentido que sea espontáneo el hisopado. Es ante síntomas compatibles. Incluso Delta puede producir cuadros similares al resfrío. Parece que el Covid pasó, pero no pasó. Lo mejor es que se consulte profesionalmente la indicación de hisopado. En este mes y medio subieron los testeos, pero sólo en colegios, donde se pincharon burbujas por contagios y hubo que hisopar a todos los chicos. En septiembre se hisopó muchísima menos gente todavía”, dice a Clarín Santiago Rossi, director médico del Centro Rossi.

Además de contar que hace dos semanas él mismo se hisopó y se aisló por un resfrío, algo que no ve que se haga tan al pie de la letra en la población general, Rossi resalta que entre quienes acceden de forma particular a un PCR, “hoy en su mayoría son adolescentes, que se reúnen y salen cada vez más”. Por eso quiere poner énfasis en la vacunación y el testeo de los más jóvenes: “Estamos viendo positivos en adolescentes”.

PS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA