Alberto Guerra, actor de “Narcos: México 3”, a EL LIBERAL: “Es sumamente difícil poder contar la historia del narco sin poder contar la historia de la política mexicana”

0
115
alberto-guerra,-actor-de-“narcos:-mexico-3”,-a-el-liberal:-“es-sumamente-dificil-poder-contar-la-historia-del-narco-sin-poder-contar-la-historia-de-la-politica-mexicana”

13:00 Camerino

Mañana, viernes 5 de noviembre, Netflix estrenará la tercera y última temporada de “Narcos: México”. En esta serie se incorporaron nuevos personajes, entre ellos el de Ismael “El Mayo” Zambada. Quién interpretará es Alberto Guerra, actor nacido en La Habana (Cuba) y residente en México.

Además, se prepara para el estreno de tres películas mexicanas, entre ellas “Trigal”, de la argentina Anabel Caso.

En un zoom exclusivo con EL LIBERAL habló de “Narcos: México 3” y su presente laboral.

¿En qué momento de tu vida llega este nuevo personaje?

En un buen momento, de bastante trabajo, donde he podido ir tomando las decisiones en mi carrera sobre lo que quiero hacer, que eso siempre es importante. Llegó en un buen momento y después se convirtió en un mal momento para todos, en el mundo. Arrancamos el proyecto y llegó una pandemia que ya sabemos lo que nos ha provocado en el mundo entero.

¿Cómo resuelve un actor construir un personaje como “El Mayo” que está vivo y que además hizo de la discreción un estilo de vida?

De la mejor manera. Creo que los actores tenemos la responsabilidad y la obligación de cuando aceptas un personaje entrarle con el mismo rigor que a cualquier otro personaje, siendo igualmente riguroso con tu trabajo. No es la tarea del actor juzgar al personaje, para eso se hace la serie, y es la tarea del espectador juzgar a esos personajes.



¿De qué elementos te has valido para interpretarlo?

Hay “bastante” de literatura, de testimonios y demás acerca del “Mayo” Zambada, que es un tipo sumamente misterioso dentro de este mundo, y esa es una de las grandes razones por las cuales sigue donde está (oculto). Yo encontré varios libros, entre ellos, el último que salió antes de empezar el proyecto, “El traidor”, de Anabel Hernández, que es una entrevista al hijo de Ismael y al abogado de la familia Zambada. Y de ahí te agarras, y lo que importa, de todas maneras, con los personajes que pertenecen a la realidad es entenderlos, estudiarlos y después casi que olvidarte de todo eso y crear un personaje en base a eso y dejar que la historia fluya en la manera en la que está escrita y pensada.



¿Cuál ha sido tu mayor reto?

Yo creo que el mayor desafío que tenemos al contar esas historias es que todos sabemos, es muy fácil googlear e investigar cuál es el final o el lugar dónde están estos personajes en estos momentos. Es como hacer el “Titanic”, conoces el final, pero tienes que hacer interesante toda la parte del medio, y en el caso específico de este personaje no solo es mostrar un personaje que el mundo entero conoce, sino hacerlo misterioso.

¿Cómo crees que va a impactar tu personaje de Ismael “El Mayo” Zambada?

Es uno de los factores más importantes que ha tenido la historia del narcotráfico en los tiempos recientes. Es uno de los nombres y hombres más importantes, y cualquiera que tenga cierto conocimiento de esa historia lo espera; espera ese personaje porque sabemos el lugar que tiene en esta historia. Hay una razón por la cual él es el que sigue ahí. Y por otro lado, en la primera y segunda temporada ya estaban presentados todos los personajes, traer a uno de los más esperados también da frescura a la serie.

¿Te intimidan estos tipos de personajes?

No lo pienso mucho. Yo creo que sí, como todos. En ese sentido, soy un ser humano común y corriente que la violencia no me llama la atención. Son personajes que intimidan por parejo a cualquiera.

En una de las pocas entrevistas, quizás la única, que dio “El Mayo” Zambada, que fue al periodista mexicano Julio Scherer García, dijo: “El narco está en la sociedad, arraigado, como la corrupción”. ¿Qué opinas al respecto?

Que tiene toda la razón. El narco está arraigado no nada más en México sino en Latinoamérica entera y en Estados Unidos. Por supuesto, Estados Unidos es la meta final del narcotráfico porque es, económicamente, el lugar más solvente. Está exactamente igual de arraigado, se necesitan una de la otra la corrupción y el narcotráfico. Se alimentan y no pueden vivir una sin la otra.

¿Consideras que estas narconovelas, puntualmente “Narcos”, echan luz sobre puntos oscuros de la relación que hay entre los narcos y la política?

Sí, yo creo que sí. Es lo que te digo. Es, yo creo, sumamente difícil poder contar la historia del narco sin poder contar la historia de la política mexicana o latinoamericana en general o americana contando todo el continente incluyendo Estados Unidos. Cuando no logras separar una cosa de la otra porque se alimentan mutuamente y porque se necesitan, tienes la obligación de contar la historia de esa manera.

El promocional de “Narcos: México”, dice: “Una guerra que cambiaría a México y al narcotráfico para siempre”. ¿En qué aspectos cambió a México y al narcotráfico?

Ahí sí acabaría yo espoiloriando un poquito la temporada porque todo lo que sucede en esta temporada si cambió para siempre la historia del narcotráfico porque lo que se crea a partir de lo que sucede en esa temporada, que la tienen que ver para entender a lo que nos referimos, es el afianzamiento de uno de los carteles más poderoso, sino es que el más poderoso que ha existido en la historia de Latinoamérica.



——————————————————————-+

“EL CHEMA” VENEGAS EN “EL SEÑOR DE LOS CIELOS”

Alberto Guerra interpretó en la exitosa serie “El Señor de los Cielos” a “El Chema Venegas”, personaje inspirado en Joaquín “El Chapo” Guzmán, y en la súper producción “Narcos: México 3” le toca darle vida a Ismael “El Mayo” Zambada. En esta segunda oportunidad enfrentó el reto de construir con cierta rigurosidad a un contemporáneo.

¿Los personajes te eligen o vos eliges o todo es una cuestión de circunstancia?

Creo que es una cuestión de circunstancia, pero esos son dos proyectos que yo, honestamente, no lo relaciono en lo más mínimo. “El Señor de los Cielos” es una ficción profunda. Te podría decir que ni se apegue a un 2 % a la realidad histórica de estos personajes. Por ende, ni siquiera se utilizan los mismos nombres, ni nada. Yo nunca abordé el personaje del “Chema” como alguien real, siempre fue como alguien ficticio, completamente ficticio basado en uno de tantos, cualquiera de los que conocemos porque sí creo que el trabajo riguroso que tiene cada una de las series en cuestión de investigación y de apego a la historia es completamente distinto. Entonces, por ese lado, yo, la verdad, nunca, ni siquiera los relaciono. En relación a que si los personajes me escogen o no yo creo que durante mucho tiempo (hace un silencio y luego retoma)… pues si el personaje te escoge cuando el personaje te va a dar de comer porque los actores también tenemos que comer. Y, con mucha suerte en la vida, llega un momento en que tú puedes escoger al personaje que te va a dar de comer. Creo que uno de los mayores logros que puede tener un actor es ser dueño de las decisiones en que va a trabajar y que eso le gusta vivir de lo que le gusta hacer. A cualquier ser humano le gustaría poder dedicarse exclusivamente a lo que le gusta hacer y eso le permite tener una vida, poner comida en la mesa, pagar la renta, tener un coche, el colegio de los hijos. Yo creo que va por ahí. Eso es a lo que un actor tiene que tirarle en la vida, poder llegar al punto en el que no sea nada más, a lo mejor, el cheque lo que te mueva para aceptar un personaje.

¿Qué te motivó a vos aceptar hacer de Ismael “El Mayo” Zambada?

Una es entrar a una de las series más importantes que ha habido en los últimos años a nivel mundial. Yo recuerdo cuando salió la primera franquicia de “Narcos”, que fue la de Colombia, está plagada de grandes directores, de grandes actores, con una exposición increíble, una producción increíble, una factura increíble. Realmente, en ese sentido, no hay mucho que pensar. Los actores que trabajan en “Narcos: México” también son, algunos amigos míos, grandes actores, y otros que no los conocía y que los conocí gracias a la serie me parecen maravillosos. Los directores con los que me tocó trabajar en la serie fue uno de los grandes alicientes, sino el más grande de la serie, y también el poder trabajar con gente a la que admiro y respeto muchísimo y con la que tenía ganas de trabajar. Al mismo tiempo aprovechar, justo eso, el tamaño de la serie. Es una de las series más importantes que hay y que uno sabe que la van a ver millones de personas en el mundo porque tiene ese público.

———————————–+

Una serie para STARZPLAY y tres películas

mexicanas listas para ser estrenadas

Alberto Guerra trabajó intensamente en estos últimos años. Tras el estreno de “Narcos: México 3”, para Netflix, la semana que viene se presentará “El Refugio”, una serie de ciencia ficción que protagonizó este año con Ana Claudia Talancón y que llegará a la pantalla de la plataforma de STARZPLAY. El estreno sería en el 2022.

“Tengo tres películas por estrenar. Lo que pasa con el cine mexicano es que la pandemia le pegó tan duro que estamos tratando de reestructurar la manera en la que el cine llegará a las salas o a las plataformas”, dijo Alberto Guerra, y enumeró los filmes, distintos entre sí. “Trigal” es una ópera primera de Anabel Caso, directora argentina. “Es una maravillosa directora, con una historia sumamente potente”, destacó Alberto a EL LIBERAL.

La otra película es “No abras la puerta”, es una de terror, de Humberto Hinojosa, que significó un primer acercamiento al terror y al suspenso. “La disfruté enormemente y tengo muchas ganas que el público logre verla”, puntualizó.

La tercera es una comedia, “Enfermo amor”, de Marco Polo Constandse.

“Son tres películas muy alejadas una de la otra y espero que el año que viene vean la luz las tres”, expresó Guerra a EL LIBERAL.

—————————————+

QUÉ HIZO DURANTE LA PANDEMIA

Disfrutar de la familia

¿Cómo enfrentaste este tiempo de quietud que impuso la pandemia del coronavirus?

Como todos, con una incertidumbre apabullante. Aprendiendo el día a día, entendiendo, sobreviviendo los miedos, sobreviviendo la falta de trabajo, la falta de certeza, la falta de seguridad, la falta de lo que estaba sucediendo porque nadie en el mundo sabía lo que estaba pasando y nadie tenía una respuesta concreta para darte. Por otro lado, me permitió también disfrutar muchísimo de mis hijos porque fue una pausa obligada que yo no sé si no hubiera sido por la pandemia si yo la hubiera, necesariamente, tomado. De repente uno se ve envuelto en el trabajo, porque es necesario, porque tenemos que…, no solamente porque nos gusta sino porque tenemos que… y cuando volteas ya pasaron veinte años. Entonces, de repente, estos momentitos son, por más que hayan sido entro de un contexto sumamente complicado y difícil, hay que ver el lado más amable y para mí fue el de poder pasar tiempo con mi familia.