20.3 C
Santiago del Estero
HomeEconomíaPolítica y negocios bajo sospecha en el Mercado Central

Política y negocios bajo sospecha en el Mercado Central

Aunque resulta difícil poner a prueba muchas afirmaciones, el Mercado Central está en el subconsciente de los ministros de Economía cuando escala la inflación. Las frutas y verduras suelen empujar con fuerza el índice de precios, pero el centro comercializador, donde se definen esos precios y abastece a la Región Metropolitana y al Gran Buenos Aires, con 12,8 millones de habitantes, sigue siendo un misterio.

A esta primera gran obra pública desde el retorno a la democracia la inauguró Raúl Alfonsín en octubre de 1984.

Esta semana no sorprendió a los que están en el negocio el pedido de convocatoria de “La Cooperativa”. Se trata de comercializadores que se abastecían en el Mercado Central y se multiplicaron velozmente a 80 locales en la Ciudad y alrededores. Dejaron un tendal.

Muchos lo preveían y “nadie hizo nada” en ese ente tripartito de los gobiernos de la Nación, la Ciudad de Buenos Aires y la Provincia. Esto es, responsabilidades compartidas.

Los lazos de la Cooperativa​

La Cooperativa tiene, según afirman en el ente concentrador, lazos con el grupo Los Pablo con el manejo de la estratégica actividad de carga y descarga. Los Pablo se hicieron fuertes en los tiempos en que Guillermo Moreno hizo del Mercado Central su base de sustentación política y financiera, de acuerdo a varios puesteros.

Pero siguieron con idéntico dominio durante la administración Macri, quien designó a Belisario Alvarez de Toledo que llegó tras haber cerrado nada menos que a los bingos en la Ciudad y se presentó como un capitán de tormenta. Alberto Fernández lo dejó hasta marzo de 2020.

Al final, Alvarez de Toledo no pudo contra ese poder permanente. El Presidente designó a Nahuel Levaggi que aparece ligado a los movimientos sociales y articuló con Roberto Feletti el anunciado fideicomiso imaginado para amortiguar los saltos en los precios y que murió antes de nacer.

La Ciudad puso como director principal a Ezequiel Capelli con el mérito de haber construido el Metrobus de la 9 de julio. Y la Provincia, a Aníbal Stella, de La Matanza vinculado primero a Alberto Pierri y ahora a Fernando Espinoza.

¿Por qué suben los precios?

Por cierto, en el alza de 4,7% del costo de vida de febrero, tuvo mucho que ver el aumento de los productos “estacionales” con un 8,4% promedio. La lechuga encabezó las subas al trepar 70,8% en el mes. Le siguieron el tomate redondo con 40,8% y la cebolla, con 30,8%.

Mariano Winograd foto: Juan José Traverso

Mariano Winograd, uno de los mayores expertos en el tema, apunta al cambio en los hábitos de consumo provocado por la pandemia. “Con la gente en la casa, mayor disponibilidad de dinero y la prioridad en la preocupación por la salud, las frutas y verduras regresaron a la mesa. La demanda aumentó significativamente. A tal punto, que proliferaron las verdulerías mientras cerraban los restaurantes. Esa demanda se sostuvo también con el plan platita del Gobierno”, asegura.

Al ser consultado por las últimas subas, Winograd lo atribuye a los calores de enero y a la fuerte sequía que destrozó los cultivos. “Los precios están bajando. Hay mucha competencia en el Mercado Central. Están los grandes y también Eusebia Mamaní y se matan por la mercadería”. En las naves abundan los operadores con 900 puestos que pertenecen a 30 empresas de gran tamaño y 70 pymes, que despachan 106.000 toneladas mensuales.

Eso sí, ya se anticipa que faltarán las naranjas, sinónimo de precios prohibitivos. La culpa la tienen la sequía y los incendios en Corrientes. Y habrá que prepararse para otro salto del tomate, estrella del cordón frutihortícola del Gran La Plata. Hubo una caída tan pronunciada de la cosecha que terminó en la suspensión de la tradicional Fiesta del Tomate, que se realiza en Los Hornos. “No quisimos hacer una fiesta del tomate sin tomates”, explicaron. w

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS