16.6 C
Santiago del Estero
HomeEconomíaVuelven las Ferrari 0km a la Argentina: será en cuentagotas, y sujetas...

Vuelven las Ferrari 0km a la Argentina: será en cuentagotas, y sujetas a la aprobación del Gobierno

La marca Ferrari tiene desde hace pocos días un nuevo espacio en la Argentina, en la localidad de Pilar: se trata de un concesionario a cargo de la familia Belcastro, la misma que hace 15 años representa en el país a otra marca italiana, Alfa Romeo.

El nuevo local, con la marca Centro Milano, costó 2,5 millones de dólares y está sobre la Panamericana, pegado a una concesionaria Isuzu, otro negocio de los Belcastro, en este caso de utilitarios y camiones.

La nueva inversión, significativa para una concesionaria, engloba tanto el proyecto edilicio como las máquinas de última generación que debieron traer de Europa para el servicio técnico de las Ferrari.

En la Argentina, según las estimaciones de sus representantes, hay un parque de unas 80 Ferrari, de distintos modelos y antigüedad. Las máquinas que trajeron los Belcastro permiten escanear los poderosos motores de estos autos en sintonía online con la fábrica, ubicada en la localidad italiana de Maranello.

Contrario a lo que se podría suponer, la fábrica de Ferrari es casi pequeña, con una línea de producción donde entran no más de una decena de autos al mismo tiempo. Difícil, incluso, llamarla línea de producción: son espacios donde un equipo de ingenieros y mecánicos altamente especializados ensamblan de manera artesanal cada auto, que sale al mercado europeo con un valor que arranca en 290.000 euros y, con poco esfuerzo, trepa en las siguientes versiones a medio millón de euros.

Cada año, Ferrari despacha unas 11.500 unidades. Más que venderse, se trata de productos que son licitados. Carolina Belcastro, CEO de Centro Milano, regresó esta semana de Austin, EE.UU., donde se llevó a cabo el evento “Dealer Annual Meeting de Ferrari America”, donde pulsearon concesionarios de Estados Unidos y Canadá.

Un capítulo aparte de ese encuentro fue la adjudicación de unidades para los representantes oficiales de América Latina. Los volúmenes que pidieron los representantes de Brasil y México fueron los más altos, con 60 unidades cada uno. Le siguió Chile, con 22 unidades, y Colombia, con 10.

¿Y Argentina? Acuciada por la escasez de dólares, en Argentina los autos importados pasaron a ser un bien escaso, que sólo se ven en cantidades significativas en el caso de marcas que tienen un saldo exportador favorable.

Hoy es posible ver en las calles autos con chapa que comienza en AE y AF (modelos 2021 y 2022) en autos Toyota y Lexus, que ingresan gracias a la exportación de las pick up Hilux. O bien en autos Citroën y DS, importados tras los saldos exportadores de los Fiat Cronos y Peugeot 208. También se ven pick ups y SUV de Ford, o bien autos de Volkswagen y Nissan, importados como compensación de los saldos que generan las exportaciones de las pick ups Ford Ranger, Volkswagen Amarok y Nissan Frontier.

Hugo Belcastro, titular del grupo familiar que traerá las Ferrari, representante en el país de Alfa Romeo y titular de la Cámara de Importadores y Distribuidores de Automotores (CIDOA).

Otros modelos, en cambio, se ven en cuentagotas en las calles. O no se ven, como el caso de las Ferrari: no hay una sola unidad 0km importada desde antes de la pandemia. Ahora, tras su excursión a EEUU, Carolina Belcastro volvió con la promesa de cuatro Ferrari nuevas para el mercado argentino: dos SF90 Spyder y dos 296 GTB. Muy lejos de las 60 unidades para Brasil, o incluso de las 22 que comprarán los chilenos. 

¿Cuándo las traerán? Ese es un trámite que va más allá de la voluntad o la capacidad financiera del grupo empresario. “Para las unidades 0km todavía deben tramitarse las autorizaciones de importación“, señaló, escueto, un comunicado de Centro Milano.

Hugo Belcastro, titular del grupo familiar, es a la vez el titular de la Cámara de Importadores y Distribuidores Oficiales de Automotores (CIDOA). Importador directo de Alfa Romeo e Isuzu, Belcastro conoce personalmente los trámites para conseguir autorización a través del Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI).

¿Quiénes serán los compradores? Las unidades recién serán adjudicadas cuando la Secretaría de Industria autorice su ingreso y “nacionalización”. Hay una lista de espera, ya abierta y confidencial.

Lo que es seguro es que el precio que terminarán pagando, entre el 35% de aranceles y otro 35% acumulativo por impuestos internos (que impacta un 50% en el precio final), probablemente termine duplicando el valor de esos modelos en Europa, de 290.000 euros (296 GBT) y 555.000 euros en el caso de las SF90 Spyder. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS