Tom Holland fue bailarín clásico antes de ser Spider-Man, y será Fred Astaire

0
138
tom-holland-fue-bailarin-clasico-antes-de-ser-spider-man,-y-sera-fred-astaire

Tom Holland es la estrella número uno del momento, porque protagoniza la película número uno del momento (Spider-Man: Sin camino a casa), y también porque conforma con Zendaya la pareja más mimada y seguida por los fans de todo el mundo.

Ya veremos que los fans del Hombre Araña podrían tener que preocuparse, por una cuestión contractual que el actor inglés tiene con Marvel. Nada que no pueda arreglarse con una cifra de ocho dígitos en cuanto a dólares.

Por su primera vez como Peter Parker, en Capitán América: Civil War (2016), cobró US$ 250.000. Por Spider-Man: De regreso a casa (2017), US$ 1.500.000, cifra que duplicó por Avengers: Infinity War (2018).

Es una pareja. Tom Holland y Zendaya, en la premiere de la nueva de Spider-Man, en Los Angeles. Foto EFE

No todo es dinero para Tom. Paralelamente a su carrera como actor, Holland se dedica a la filantropía, y realiza acciones para recaudar dinero para ayudar a personas de bajos recursos en el Reino Unido, especialmente a familias con niños que padecen dislexia o están enfermos de cáncer.

¿Y si estaba en “Amor sin barreras”?

Y ahora que finalmente Amor sin barreras se estrenó -tras un año de espera, por la pandemia del coronavirus- y no resultó el éxito comercial que se esperaba, muchos levantan el índice señalando que le faltan estrellas al frente del elenco.

Y así como Rachel Zegler llegó a protagonizar como María el musical tras pasar por un casting y ser elegida por Steven Spielberg de entre 30.000 postulantes, Tom Holland, que es la estrella indiscutida del éxito indiscutido de los últimos dos años, Spider-Man: Sin camino a casa, bien pudo haber sido Tony, en lugar del más alto Ansel Elgort.

Y es que mientras muchos actores llegan al estrellato en Hollywood surgidos de un casting, Holland proviene del teatro. Y del teatro musical.

Tom, nacido el 1° de junio de 1996 en Kingston-upon-Thames, Surrey, en el Reino Unido, desde pequeño se interesó por el baile. Fue su madre, fotógrafa, la que contrató a un profesor de baile para que Tommy empezara a estudiar danza clásica en el garage de su casa. Y así como Billy Elliot sufría bullying, a Tom le pasó lo mismo.

En “Billy Elliot”, en el West End londinense. Foto Archivo Clarín

Holland comenzó a bailar en una clase de hip hop en Nifty Feet Dance School en Wimbledon, Londres. Su tremendo potencial fue descubierto de inmediato por la coreógrafa Lynne Page, que estaba asociada a Peter Darling, coreógrafo de Billy Elliot y Billy Elliot the Musical, cuando actuó con su escuela de danza como parte del Richmond Dance Festival 2006.

Le bastaron ocho audiciones y dos años de entrenamiento para que el 28 de junio de 2008 hiciera su debut en el West End londinense en Billy Elliot the Musical, recibiendo excelentes críticas elogiando sus versátiles habilidades de actuación y baile.

En la entrega del Balón de Oro a Lionel Messi este año, en el Theatre du Chatelet, París. Foto Reuters

Por supuesto que las malas lenguas dicen que en realidad fue elegido para el papel de Billy Elliot porque le recordaba a Stephen Daldry a la estrella de la película Billy Elliot (2000), Jamie Bell.

Poco después, a Tom le tocó bailar con la más fea, en su debut cinematográfico. Fue Lucas en Lo imposible, la película del catalán J.A. Bayona, luego director de Jurassic World: El reino caído y Un monstruo viene a verme, en la que es el hijo de Naomi Watts y Ewan McGregor que sobrevive a un tsunami en Tailandia.

Holland y Naomi Watts rodean al cineasta español Juan Antonio Bayona durante el rodaje de “Lo imposible”, en Alicante. Foto EFE

Luego, y siempre como actor, estuvo en papeles no protagónicos, pero sí acompañando a Saoirse Ronan (en How I Live Now, para la TV británica), a Tom Hardy (Locke), fue el hijo de Mark Rylance en la miniserie Wolf Hall, de la BBC, y actuó en la película En el corazón del mar, de Ron Howard, con Chris Hemsworth (luego compañero como Thor en las películas conjuntas de Marvel) y Cillian Murphy.

Todo esto fue antes de junio de 2015, cuando Marvel anunció que Tom Holland había sido elegido como Peter Parker y firmado un contrato de seis películas para aparecer en el Universo Cinematográfico de Marvel.

Fred Astaire y Tom Holland. El inglés confirmó que encarnará al gran actor de musicales de los años ’30 y ’40. Fotos Archivo Clarín

¿Y cuántas películas lleva filmadas? Seis, desde que apareció en Capitán América: Civil War, más las dos últimas de los Avengers y las tres de Spider-Man… Como parte de la promoción de Spider-Man: De regreso a casa (2017), Holland compitió contra Zendaya en el programa Lip Sync Battle, donde hizo un smashup de los temas Singin’ in the Rain y Umbrella. Su presentación se viralizó.

Actualmente en pareja con su coprotagonista en las películas de Spider-Man, Zendaya, a la que le lleva exactos 3 meses -la californiana nació el 1° de septiembre de 1996-, no faltan los agoreros que preanuncian que todo puede terminar mal, como sucedió con su antecesor vistiendo el traje del Hombre Araña, Andrew Garfield, que se enamoró de su pareja en la ficción, Emma Stone, y terminaron rompiendo.

Mark Wahlberg y Tom Holland, como Sully y Nathan Drake, los héroes del videojuego “Uncharted”. Foto Archivo Clarín

No parece que vaya a suceder en lo inmediato. Para nada. Ellos bromean acerca de sus respectivas carreras. La actriz de Euphoria y Duna imaginando hasta qué edad Tom podría ser Spider-Man, y él diciendo, mitad en broma y mitad en serio, que su amada bien “podría ser una superheroína de Marvel”. O de DC, ¿por qué no?

Pero mucho antes que en la próxima del Hombre Araña, veremos a Tom dentro de un par de meses. El 18 de febrero se estrena en la Argentina Uncharted, precuela de la saga de videojuegos en la que descubriremos cómo Nathan Drake (su personaje) conoce y se hace amigo de Sully (Mark Wahlberg). Se rodó en España, y también actúa Antonio Banderas.

Y está iniciada la preproducción de la biopic sin título todavía de Fred Astaire. Así que a no sorprenderse si nos deja -de nuevo- con la boca abierta.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA