La asunción de Máximo Kirchner en el PJ Bonaerense: sus planes, los cantos y la reaparición de peronistas históricos

0
99
la-asuncion-de-maximo-kirchner-en-el-pj-bonaerense:-sus-planes,-los-cantos-y-la-reaparicion-de-peronistas-historicos

Después del acto que sirvió para escenificar la asunción de Máximo Kirchner a la presidencia del Partido Justicialista bonaerense, ya no quedaba casi nadie en el Museo 17 de Octubre, en la histórica quinta del municipio de San Vicente donde descansan los restos de Juan Domingo Perón. Apenas un puñado de militantes y funcionarios y pocos periodistas esperaban que el jefe del interbloque de diputados del Frente de Todos terminara la reunión que mantuvo con el jefe de Gabinete bonaerense Martín Insaurralde, el secretario general de La Cámpora y ministro bonaerense Andrés Larroque y el intendente de Pilar, Federico Achával. Colaboradores de Kirchner, de todos modos, organizaron un cordón humano para facilitar su salida. Lo despidieron con un cántico sugerente, que acaso vaya más de su rol como flamante autoridad partidaria. “Presidente, y Maxi Presidente, y Maxi Presidente”, lo vitoreaban.

En rigor, el hijo de la vicepresidenta deberá esperar hasta el lunes, cuando se cumpla el plazo legal, para asumir formalmente la conducción del peronismo bonaerense hasta 2025 en reemplazo del intendente en uso de licencia de Merlo, Gustavo Menéndez. Será en las oficinas del PJ Nacional en la calle Matheu.

El viernes por la noche, Alberto Fernández se comunicó por teléfono con el diputado para comprometer su presencia en el acto. El jefe de Estado, que además preside el PJ nacional, pensaba no concurrir a San Vicente para no opacar al jefe de La Cámpora. El fracaso del Presupuesto en Diputados -que tuvo a Kirchner como protagonista- lo obligó a cambiar de opinión. El mandatario no llegó solo. Los ministros y también intendentes de licencia del Conurbano que integran su Gabinete, también fueron de la partida. Estuvieron Juan Zabaleta, Gabriel Katopodis y Jorge Ferraresi. El jefe de Gabinete Juan Manzur -presidente del PJ tucumano- tampoco se lo quiso perder. El gobernador bonaerense Axel Kicillof, que sufrió la intervención de su gabinete a manos del diputado, también estuvo. Kirchner se emocionó sobre todo por la presencia del sindicalista y 5 veces diputado Lorenzo Pepe, carne viva del peronismo. Hubo otras reapariciones de peso, como la del ex canciller Felipe Solá

Máximo Kirchner junto a Alberto Fernández en su asunción en el PJ bonaerense con funcionarios.

Antes de que comenzara el acto, todos los dirigentes y funcionarios presentes se reunieron a solas en el Museo. “Había un clima de alegría; otras veces se cortaba el aire con un hilo, pero esta vez fue festivo”, graficó uno de los presentes. Menéndez entregó a cada uno una plaqueta con una fragmento del discurso de Perón el 17 de octubre de 1945. “Trabajadores: únanse; sean hoy más hermanos que nunca. Sobre la hermandad de los que trabajan ha de levantarse en esta hermosa tierra la unidad de todos los argentinos. Diariamente iremos incorporando a los descontentos y a los díscolos”, decía. La segunda parte es la menos conocida. Debajo de la cita estaban los nombres de las autoridades partidarias salientes: el presidente Menéndez, y los vicepresidentes Fernando Gray y Pablo Moyano.

El segundo, intendente de Esteban Echeverría, que obligó en la Justicia a postergar un año la entronización de Kirchner todavía confía en que la Corte Suprema, que sigue sumando sentencias en contra del Gobierno, falle a su favor. Asegura que las nuevas autoridades violaron la carta orgánica del partido al ser proclamadas sin el voto de los afiliados, que el flamante presidente del PJ no tiene la antigüedad necesaria para ser autoridad y que otras dirigentes no son afiliados al partido. Menéndez en su discurso, lo mencionó y pidió unidad: Kirchner aplaudió con una sonrisa.

La platea de dirigentes que se agolparon en San Vicente para ver la asunción de Máximo Kirchner como presidente del PJ Foto: Guillermo Rodriguez Adami

El hijo de Cristina Kirchner pretende darle una nueva impronta al partido. Aspira a que que haya tres vicepresidentas y a que sean mujeres para contrarrestar la omnipresencia masculina en el PJ. Se piensa en la diputada Vanesa Siley, por el sindicalismo; en la intendenta de Moreno Mariel Fernández, por los movimientos sociales; y en la vicegobernadora Verónica Magario, por el partido. Para eso debería reformarse la Carta orgánica.

Los colabores del nuevo presidente del PJ provincial aseguran que quiere un partido abierto, más moderno, sumar afiliados y que planea recorrer todos los distritos para escuchar a vecinos y comerciantes. Planea recuperar terreno en el interior bonaerense, donde la oposición tiene su principal base de apoyo. “Va a ocupar un lugar central”, prometió Kirchner en su discurso. En su entorno valoraron como un gesto de apoyo irrefutable la presencia de las autoridades nacionales y de todos los actores del peronismo bonaerense; desde el Evita hasta los intendentes que se referencian el Presidente y que mantienen un vínculo tenso con La Cámpora.

El peso del apellido se notó durante todo el transcurso de la jornada. Néstor Kirchner se llevó más aplausos que Perón en el video previo al acto que encabezaron Menéndez, Magario, Kirchner y el presidente, el último orador, que también se explayó largo y tendido sobre las cualidades política de su antecesor.

El jefe de Gabinete Juan Manzur también fue de la partida. Foto: Guillermo Rodriguez Adami –

Bajo un sol abrasador, alrededor de 1500 presentes, entre dirigentes y militantes, los escucharon. Algunos de los organizadores calculaban el doble de asistencia. “La sombra es importante, pero más importante es el peronismo”, decía -desde la penumbra de un árbol- el locutor para convencer a los presentes de que se sentaran en sus lugares en vez de buscar resguardo. No hubo movilización de militantes. Las únicas banderas que se vieron fueron las de unos pocos municipios: San Miguel, San Vicente, Berazategui y La Matanza. No había ninguna de La Cámpora.

El discurso de Kirchner fue breve, pero intenso. Valoró la construcción del Frente de Todos, se puso a disposición del Presidente y cargó contra la oposición, la Justicia y los medios a los que acusó de acosar al Gobierno. Nombró dos veces a Mauricio Macri, ambas para recordar su responsabilidad por el préstamo del FMI. El mismo diputado explicitó el poder potencial del partido que ahora presidirá. “El peronismo de la Provincia es central para el Frente de Todos y no hay que cerrarlo, hay que abrirlo: es el significante más grande“, sentenció. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA