El desafío de lograr que Vaca Muerta entregue su potencial

0
110
el-desafio-de-lograr-que-vaca-muerta-entregue-su-potencial

Con Vaca Muerta, Argentina encontró recursos para torcer su rumbo energético. Si alcanza mayor nivel de desarrollo, esa formación neuquina tiene el potencial de abastecer de petróleo y gas al país, pero también generar remanentes de exportación inéditos en la historia.

De a poco, Vaca Muerta deja de ser una promesa y ya es un motor en el desarrollo de gas y petróleo nacional. Pero las grandes oportunidades siguen demoradas. “Solo desarrollar el 50% de Vaca Muerta le permitiría tener al país ingresos por US$34.000 millones anuales de exportaciones durante medio siglo”, planteó Nicolás Arceo, director de la consultora Economía y Energía, ex vicepresidente de Administración y Finanzas de YPF y ex subsecretario de Planificación en el Ministerio de Economía.

“Vaca Muerta tiene el volumen de recursos para permitir una energía barata en el mediano o largo plazo en el mercado local. Pero eso sucederá una vez que el nivel de exportaciones sea muy significativo y que el volumen de producción destinado al mercado doméstico sea relativamente bajo, algo que hoy no sucede”, aclara.

Las exportaciones energéticas podrían superar “al complejo sojero por año -a un promedio de US$18.000 millones anuales a lo largo de los últimos cinco años- y permitiría quebrar la restricción externa”, agregó.

El salto exportador dominó en el debate “La apuesta por la energía”, como parte del ciclo “El mundo que viene”, organizado por Clarín.

Durante la gestión anterior de YPF -en la administración de Mauricio Macri-, la petrolera sondeó a competidores para la construcción en conjunto de una terminal de GNL, que permitiría exportar el gas de Vaca Muerta al mundo. El tema hoy vuelve a estar sobre el tapete.

“Tenemos que adoptar una estrategia a nivel país como exportadores de gas natural a largo plazo para desarrollar masivamente Vaca Muerta. Tenemos un recurso extraordinario y muy abundante. El mercado local es insuficiente para captar todo ese recurso que tenemos”, según Rodolfo Freyre, vicepresidente de Gas, Energía y Desarrollo de Negocios de Pan American Energy (PAE).

“Vaca Muerta alcanza para 100 años de nuestro consumo y exportaciones regionales (Brasil, Chile, Uruguay), pero tenemos que masificar las exportaciones y no quedarnos solo en lo regional, sino llevar el gas argentino al mundo”, añadió.

“Necesitamos crecer en eficiencia. Hay que construir los gasoductos y exportar este gas. Esto es a través del gasoducto (N. de la R: hay uno en marcha), una planta de GNL, terminal portuaria. El próximo salto de eficiencia es a través de escala. Y no solo en gas, también necesitamos exportar petróleo, son dólares que nos van a permitir seguir bajando los costos de desarrollo”, según Pablo Iuliano, vicepresidente de Upstream No Convencional de YPF.

Para seguir en la senda del crecimiento, “requerimos que las políticas públicas de concesiones se comiencen a definir claramente”, dice Ernesto Fonseca, gerente de Petróleo y Desarrollo en Shell. “Va a ser difícil crecer en exportaciones y producción porque las empresas necesitan definiciones de concesiones y de cómo va a ser eso”, puntualizó.

“Una inversión para gasoductos, una planta de GNL y adecuación de puertos requiere entre US$4.000 y 5.000 millones de dólares. Estamos pensando que se pueden exportar 20 millones de metros cúbicos diarios, que es más o menos el 20% de lo que consume la Argentina”, explica Freyre, que sugiere una hoja de ruta.

“Con las exportaciones (de gas) firmes en verano, se dio un gran paso. El segundo va a ser a tratar de ir a exportaciones anuales firmes todo el año , y quizás de un poquito más largo plazo. Y veo una tercera etapa donde Argentina pueda darse la oportunidad, dentro de los próximos siete, ocho o diez años, de poder estar exportando GNL al mundo competitivamente, porque eso además va a potenciar todo lo que es industria local para también desarrollarlo y transformar nuestro polo petroquímico en el doble”, puntualiza.

La transición energética presenta retos para la Argentina. La “descarbonización” puede suponer el uso de gas en reemplazo de carbón. Pero también augura que las petroleras irán abandonando los grandes proyectos de energía hacia 2050.

“En el caso del petróleo, hay recursos para abastecer el mercado argentino durante un siglo. Y en el caso del gas natural. hay recursos para abastecer el consumo argentino durante dos siglos”, contextualiza Arceo. “Tenemos una masa de recursos muy pero muy significativos. La transición energética claramente lo que genera es la necesidad de acelerar esos recursos para aprovecharlos para el desarrollo económico de nuestro país”, advierte.

La demanda de petróleo y gas será sustituida por otros combustibles, según proyecciones de expertos internacionales del sector. “Podemos discutir cuándo va a acontecer la merma en la demanda de fósiles en el mercado internacional. Podemos discutir si es en el 2030, 2040 o 2050, pero claramente el mundo va a una reducción en la utilización de fósiles a lo largo del próximo siglo. Y Argentina necesita desarrollar los recursos de petróleo y gas que tiene a lo largo de las próximas décadas, que podría permitir el desarrollo de esos recursos”, plantea Arceo que es consultor, pero también fue funcionario del Ministerio de Economía y ocupó un puesto alto en YPF.

“Tenemos la solución para la descarbonización de las economías más desarrolladas, caso China y Alemania”, enfatiza Pablo Iuliano (YPF).

En el Congreso está una ley de promoción a las inversiones en hidrocarburos.

“El proyecto de ley de hidrocarburos es un avance, pero tiene 8 sub-regímenes y más de 110 artículos. Hay una propuesta para poder exportar un 20% de la producción incremental. Esto significa que si una empresa que hoy produce 20.000 barriles pasa a producir 40.000 barriles, solo puede exportar 4.000 barriles, es decir el 20% del incremental”, analiza Arceo. “El incentivo es escaso”, define el economista y consultor.

“Los precios (del petróleo) se han recuperado significativamente. Necesitamos que se nos pague precios internos que sean competitivos respecto a los precios internacionales”, reclama Fonseca.

Aunque el barril de petróleo supera los US$75 en el mundo, la industria local lo comercializa a los refinadores en menos de US$55, para que los importes de los combustibles sigan congelados.

“La ley no dice nada acerca de la regulación del precio en el mercado local. Me parece que un factor determinante para conformar un nuevo marco regulatorio de largo plazo que permita incrementar la inversión es la de establecer parámetros para la determinación de los precios del crudo en el mercado local.

“Otro tema a resaltar es la posibilidad de repatriar capitales, porque las empresas empresas privadas con accionistas internacionales necesitan poder demostrar el pago de utilidades”, según Fonseca, de Shell.

La charla completa se puede ver en https://www.youtube.com/watch?v=2m5lVO3tdSM.

El ciclo cuenta con el apoyo principal de Banco Macro, OSDE y DESA. También con el sponsoreo de Telecom, Pan American Energy y Afarte, Y el acompañamiento de YPF, AES y Cervecería y Maltería Quilmes.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA