Tom Hanks y Finch, su nueva y solitaria película: “No tenía con quién hablar”

0
108
tom-hanks-y-finch,-su-nueva-y-solitaria-pelicula:-“no-tenia-con-quien-hablar”

Tom Hanks lo hace de nuevo. El multiconsagrado actor ahora es el protagonista de Finch, una nueva película de ciencia ficción en un futuro apocalíptico que Apple TV+ estrenó recientemente y que rápidamente se ubicó como una de las mejores realizaciones de la plataforma. Y no es para menos, Hanks sale en pantalla únicamente junto a un perro y un robot. No hay más actores en todo el filme.

Y si bien, inicialmente, uno podría asociar la historia de Finch del único hombre sobreviviendo al fin del mundo junto a su perro con Soy leyenda (protagonizada por Will Smith) o bien recordar la soledad que el mismo Hanks ya presentó en Náufrago junto a Wilson, acá Finch va por otro lado.

La trama, la motivación del personaje y el miedo por lo que pasará cuando él ya no esté son la clave en esta película. Y es el propio Tom Hanks quien le cuenta a Clarín los desafíos de abordar una historia tan compleja como emotiva y lo que representa incorporar a Finch como personaje dentro de su extensa carrera.

“Finch”, la película de Tom Hanks en Apple TV+.

Finch es sin dudas una de tus películas más emotivas, ¿dónde la ubicarías comparado con tus otros filmes?

-No puedo compararlas porque a cada uno les llegan de una manera diferente. Pero, lo que siempre supimos es que Finch sabe que sus días estan contados. Cuando me preguntan “¿De qué se trata esta película?” yo digo que se trata de un tipo que construye un robot para cuidar a su perro después de que él muera, ésa es una realidad, Finch lo sabe y lo acompañamos con eso.

-Bueno, justamente todo por lo que pasa Finch lo hace un personaje muy complejo. ¿Qué fue lo que hizo que quieras interpretarlo?

-Al principio era su precariedad, que es el único sobreviviente que queda, al menos, en St. Louis. Su lucha es entre la vida y la muerte, entre la supervivencia y la pérdida. Pero tan pronto aparece el perro se convierte en una película diferente y comencé a pensarlo como un tipo que está preocupado por su perro. No importa lo demás, el perro es el amor de su vida.

Finch (Tom Hanks) junto a Jeff el robot y su perro Goodyear. Un verdadero equipo. Foto Apple TV+

-¿Qué puntos creé que tenés en común con Finch?

-(Risas) No tengo nada de su inteligencia, así que lo único en común es el cabello gris y los huesos cansados. Pero ésa también es una de las razones por las que me sentí egoístamente atraído por el papel. Su inteligencia y cómo hace las cosas. Logra lo que se propone sin la ayuda de la buena suerte, la serendipia o el azar. Es interpretar a alguien más inteligente y trabajador.

Tom Hanks, el rey de la soledad en pantalla

Ser el único de actor de una película puede ser el sueño de todo actor que quiere satisfacer su ego, pero también uno de los mayores retos actorales que se puede afrontar. Ser el único en pantalla elimina, en la mayoría de los casos, un elemento fundamental: el diálogo. Si no hay con quién charlar, ese recurso queda limitado.

Pero Hanks es un especialista en recrear la soledad en pantalla. Ya lo mostró en Náufrago –donde la imagen de “el otro” se volcaba en la Wilson, la pelota de voley que lo acompaña en el filme- y ahora vuelve a tener nuevamente compañeros “no humanos”, pero con un diferencia sustancial a su personaje anterior.

-Básicamente sos el único humano que vemos en la película. ¿Cómo impactó eso en el desarrollo del personaje?

-Tuvimos que armar una narrativa, una realidad y una geografía para Finch que no se basara en que alguien le dijera lo que estaba pasando porque, literalmente, no tenía a nadie con quien hablar. Todo tenía que ser comunicado con un gesto, una mirada, un determinado ritmo. De por sí, estamos frente a un personaje que se acostumbra al aislamiento, que no extraña nada porque está así hace años.

Miguel Sapochnik, de padres argentinos, es el director de “Finch”. Foto Apple TV+

-Finch me recordó un poco a Náufrago. ¿Esto es algo que consideraron a lo largo del rodaje?

-Es algo de que lo hablamos ad infinitum con Miguel Sapochnik (director del filme). La diferencia es que cuando la película inicia, Finch tiene el deseo de crear la siguiente versión de la vida que va a tener. En cambio, en Náufrago, que fue una película importante para mí, la historia era sobre el descubrimiento de lo que se necesitaba para vivir una vida plena, y eso era compañía.

-Son motivaciones y panoramas diferentes…

-Exacto. Acá en Finch no hay isla de la que salir, por lo que el deseo y la estructura emocional y filosófica es muy diferente. Tampoco hay posibilidad de rescate. Incluso, en Náufrago hay un punto en el que Chuck está dispuesto a sacrificarse para salir de la isla. Eso no pasar con Finch, él va a seguir vivo el mayor tiempo posible para cuidar a su perro y quiere asegurarse de que sobreviva.

Tom Hanks en “Náufrago”, una de las películas más elogiadas del actor. Foto Archivo Clarín

El COVID y el cambio de una época

La pandemia de COVID marcó un antes y un después en Hollywood y la industria cinematográfica mundial. Con los cines cerrados, las plataformas de streaming se convirtieron en el hogar de estreno de películas que -aunque habían sido concebidas para la pantalla grande- llegaron directamente al formato On Demand.

En el caso de Hanks, primero tuvo su acercamiento a Apple TV+ con Greyhound -película que él escribió y protagonizó- y ahora con Finch, que fue preparada y rodada en la época pre pandemia. Los efectos y el trabajo de postproducción hicieron que recién ahora salga a la luz. Pero claro, una película apocalíptica luego del COVID puede ahora cobrar una visión diferente.

Tom Hanks como Finch junto a Jeff, el robot crea para cuidar a su perro. Foto Apple TV+

-Después de enfrentar la pandemia por COVID y con la película ya finalizada, ¿tomó otro significado para vos?

-Bueno, hicimos esta película mucho antes de que todos supiésemos qué era el COVID-19. Estábamos haciendo un poco de ciencia ficción… familiar en muchos sentidos. Hubo muchas películas antes sobre los últimos seres humanos que quedaron en la Tierra.

-¿Encontrás algún punto en común entre la realidad de “Finch” y lo que nos tocó pasar en la cuarentena?

-Durante la pandemia y la cuarentena hicimos un gran viaje a la espera de volver a ser o a estar como lo estábamos antes. Poder estar en compañía de alguien, salir, ir a tomar un café, estar acompañado por amigos… Creo que eso nos afectó mentalmente. En el caso de Finch, él no podría darse ese lujo porque está solo desde que todo implosionó.

–Y seguramente el público coincidirá…

-Creo que de alguna manera van a ver la película y van a pensar: “Este la tiene más fácil, tiene un perro, creó un robot con el que puede hablar, y yo no logro salir de este pequeño departamento”, solo que la diferencia está en que nosotros sabíamos que íbamos a poder volver a nuestras vidas normales, mientras que no pasa lo mismo con Finch.

Finch fue filmada antes de la pandemia, pero no llegó a las salas de cine. Y se la puede ver por Apple TV+.

Recuerdos del set y un robot para Hanks

–¿Qué recuerdos guardás del rodaje?

-Lo más memorable que viví en el set fue la conexión que tuve con el perro, creo que logramos trasladar a mí el comportamiento que él tenía con sus entrenadores. En la película pasamos tanto tiempo juntos en esa casa rodante, que yo me convertí en alguien con quien él se sentía cómodo. Y realmente lo disfruté.

–Para cerrar, si al igual que Finch pudieras construir tu propio robot. ¿Qué le pedirías que hiciese?

-(Risas) Me gusta la propuesta. Creo que le programaría tareas como frotarme los hombros o convertirse en un experto en reflexología para mis pies. Que haga el sándwich de mantequilla de maní perfecto y ¿sabés qué?, le tiraría los controles remoto de la televisión, y lo hago levantarse para cambiar de canal. Lo que no le pediría es que saque a mi perro a pasear, porque disfruto mucho mi tiempo con mi perro.

–Bueno, pero podría limpiar los desechos del perro…

-Podría ser, pero incluso creo que eso es una experiencia humana común que todos deberíamos experimentar.

POS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA