Argentina y Brasil: las diferencias más importantes en las economías de los dos socios

0
8
argentina-y-brasil:-las-diferencias-mas-importantes-en-las-economias-de-los-dos-socios

Lula Da Silva visita el país, llegó con una delegación de empresarios, y el principal foco será en la relación comercial.

El presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, llegó el domingo a la Argentina en el marco de la cumbre de la CELAC que se celebrará mañana en el país. La visita de Estado incluye además un encuentro con el presidente Alberto Fernández, y la firma de acuerdos bilaterales. En qué momento llega este acercamiento luego de años de mala relación entre los países (durante el gobierno de Jair Bolsonaro): el año pasado regresó el rojo en la balanza comercial local. El Mercosur está con problemas para ganar nuevamente peso y el Presidente brasileño quiere profundizar relaciones con Sudamérica.

En materia económica, luego de dos años de superávit, el déficit con Brasil alcanzó los US$ 2.250 millones en 2022 y se volvió al rojo habitual -la regla desde 2004-, que se mantendrá durante este año, según estima la consultora Abeceb. De todas formas, el rojo fue menor al que hubo entre 2004 y 2018, cuando promediaba los US$ 3.500 millones anuales.

“El rojo fue consecuencia de importaciones que crecieron muy por encima de las exportaciones”, señala el informe de Abeceb. Y agrega: “En detalle: mientras que las importaciones totalizaron los US$ 15.358 millones y crecieron un 29,3% interanual (i.a.), las exportaciones llegaron a US$ 13.104 millones (+9,7% i.a.)”.

En su informe la consultora detalla cuáles son las principales diferencias hoy por hoy en las economías de los dos socios:

  • Inflación: la inflación proyectada para Brasil durante todo 2023 será del 4,8%, mientas que la de Argentina es del 84%.
  • Actividad: en lo que hace a la actividad, la balanza se inclina mejor hacia la Argentina. La economía local cerró 2022 con un incremento previsto del 5,5%, mientras que la de nuestro vecino crecería 3,2%. Para 2023, la economía de nuestro vecino se espera que desacelere a +0,7% en 2023, una dinámica similar a la de Argentina, que crecerá cerca del 1%.

  • Empleo: en Brasil, el empleo también muestra guarismos positivos: el desempleo bajó un 3,9% en el tercer trimestre (vs. El mismo período de 2021) y llegó al nivel más bajo desde 2015.

El podio de las importaciones en 2022

Abeceb armó un ranking de importaciones y de alló se desprende que los primeros dos lugares fueron ocupados por bienes de la industria automotriz: “Partes y accesorios para vehículos automotores” y “Vehículos de pasajeros”. Ambos productos presentaron crecimientos en términos interanuales (+43,2% el primero y +19,2% el segundo), y representaron poco más del 20% de las importaciones totales desde Brasil.

“Mineral de hierro y concentrados” son el tercer producto más importado desde Brasil en 2022 -aunque cabe destacar que cayó 17,6% i.a.-. Su importación es importante ya que la Argentina no produce localmente mineral de hierro; y este es un insumo necesario para la elaboración de tubos de acero sin costura en el país, así como para la industria automotriz.

El podio lo cierran las importaciones de “Papel y cartón” -claves para el embalaje nacional de productos alimenticios- y “Motores de pistón y sus partes”. La importación de ambos ítems creció en relación con 2021 (+33,0% y 53,0%, respectivamente).

El podio de las exportaciones

Del otro lado, se ubica las exportaciones, que al igual que en el caso de las importaciones, los dos bienes más exportados fueron de la industria automotriz: “Vehículos a motor para el transporte de mercancías y usos especiales” y “Vehículos de pasajeros”. Ambos productos crecieron en términos interanuales (+7,4% el primero y +37,6% el segundo), y representaron poco más de 1/3 de las exportaciones argentina hacia Brasil.

En tercer lugar, aparece la exportación de “Trigo y centeno, sin moler”, que explicó el 12,3% de los envíos totales hacia el país vecino.

El podio lo cierran las exportaciones de “Motores de pistón y sus partes” y “Propano y butano licuados”. La compra de ambos ítems creció en relación con 2021 (+25,3% y +51,0%, respectivamente).

“El retorno de Lula a la presidencia ha incrementado las expectativas de un 2023 en el que podría profundizarse la relación bilateral con Brasil”, señalan desde la consultora. Y agrega: “Si bien es cierto que Lula buscaría una mayor integración regional en América del Sur y esto podría darle algún impulso adicional al comercio bilateral, hay que ser cautos en cuanto la posibilidad de que haya cambios sustanciales en el flujo comercial con el Brasil. ¿Por qué?”.

Cuáles son los principales obstáculos para la integración entre ambos

La consultora destaca además que los principales obstáculos para la integración entre los vecinos son los siguientes:

  • La volatilidad y las políticas macroeconómicas incompatibles en ambos países, la baja competitividad sistémica, excepto en sectores de alimentos, y en algunos nichos industriales y de servicios; y el escaso financiamiento para proyectos de integración regional.

  • En materia institucional: la falta de rumbo del Mercosur (ni zona de libre comercio, ni unión aduanera); barreras no arancelarias y excesiva burocracia intra-zona; escasos acuerdos más allá de lo estrictamente arancelario (servicios, inversión, compras públicas, propiedad intelectual, normas técnicas y laborales).
  • Los obstáculos sectoriales son: el mayor tamaño relativo de las empresas brasileñas; problemas de infraestructura en ambos países, y estructura logística enfocada en el comercio extrazona; la ausencia de fomento a nichos más competitivos o con mayor necesidad de inversión (Software, Biotecnología, Energía, Infraestructura); y la experiencia de políticas de integración productiva con escasos resultados. Otras trabas más específicas son los regímenes nacionales de promoción (Automotriz, Maquinaria, BK, Electrónica de consumo); las diferencias regulatorias (Farmacia, Alimentos), y las barreras fitosanitarias.

“En suma, si bien la predisposición de Lula en avanzar hacia una mayor integración regional podría dar cierto impulso al comercio bilateral -o traducirse en el avance de algunos temas pendientes como el uso de monedas locales para el comercio-, lo cierto es que no se esperan cambios sustanciales en la relación comercial con Brasil”.

SN