Comunicación asertiva: las consecuencias de no saber decir “no”

0
27
comunicacion-asertiva:-las-consecuencias-de-no-saber-decir-“no”

El estudio, publicado en la Revista de Psicología Experimental: Aplicada, indica que esta característica respondería al temor a las consecuencias de dar una negativa.

Hoy 12:18

¿No podés negarte cuando un compañero te pide cambiar el franco? ¿La palabra “no” no pasó por tus labios cuando un conocido te pidió que lo acompañaras a un lugar? Las personas que no pueden decir “no” fueron blanco de investigadores chinos que trataron de averiguar por qué se reiteran en esa postura.

El estudio, publicado en la Revista de Psicología Experimental: Aplicada, indica que esta característica respondería al temor a las consecuencias de dar una negativa.

“No decir ‘no’ por supuesto que tiene consecuencias, nos afecta. Organizamos nuestros días dependiendo de nuestro trabajo, de nuestros objetivos y metas. Cualquier responsabilidad externa nos va a resultar, aunque sea mínimamente, molesta”, apunta el psicólogo Rafael Salom, del Hospital Vithas Aguas Vivas (Valencia).

Algunos de los 3,600 adultos en el estudio incluso temen que negarse termine dañándolos en el futuro. Imaginan, por ejemplo, la difusión de falsos rumores en su contra, o simplemente el hecho de encontrarse sin ninguna ayuda cuando llega su turno de pedirla.

Por qué cuesta decir “no”

* Una de las principales causas por las que la persona se puede sentir mal al decir que “no”, es debido a la manipulación que puede ejercer el otro con el fin de hacerlo sentir mal por estar en desacuerdo. De tal manera que termina cediendo.

* Otra causa que puede llevar a la persona a no saber decir que “no” puede ser una autoestima baja. Esto lleva a la necesidad de satisfacer a las demás personas con el fin de obtener su aprobación o afecto. En general, las personas con baja autoestima tienen más dificultades para aprender a decir “no”.

* Otra posible causa es el miedo al conflicto. Muchas veces, por evitar conflictos con los demás, se hace algo que, en realidad, no se quiere hacer.

La situación del “no” en el ámbito laboral

Este miedo se aplica especialmente al entorno laboral, donde pensamos que decir “no” puede acarrear consecuencias negativas, pero también en el desarrollo de nuestro día a día. “En líneas generales, nos cuesta ser asertivos, pero en el plano laboral probablemente sea aún más difícil porque, aparte de estar implicadas nuestras emociones, autoconcepto, etcétera, hay una jerarquía laboral”, añade el también psicólogo Jesús Matos.