Mutaciones del Covid que inquietan al mundo llevan un mes en el país y se supo ahora

0
8
mutaciones-del-covid-que-inquietan-al-mundo-llevan-un-mes-en-el-pais-y-se-supo-ahora

Son dos nuevas versiones de Ómicron, popularmente conocidas como “Perro del infierno” y “Pesadilla”. Científicos investigan el vínculo con la suba de casos.

Es difícil determinar si el cambio de tendencia que se dio en las últimas dos semanas en la curva de contagios de Covid registrados en el país, con un aumento consolidado, se vincula con dos nuevos sublinajes de Ómicron que inquietan al mundo y, ahora se supo, ya estaban presentes en Argentina desde hace más de un mes.

El último Boletín Epidemiológico nacional, correspondiente a la semana 46 (13 al 19 de noviembre) informa por primera vez la detección de un caso del sublinaje B.Q.1.1 y otro del sublinaje XBB.1, detectados en la semana 41 (9 al 15 de octubre). Es decir, son contagios que ocurrieron cinco semanas antes de ser informados.

En los sucesivos Boletines que se publicaron entre la semana 41 y la 45 (esta última comprendida entre el 6 y el 12 de noviembre) se detalló recurrentemente la predominancia porcentual de las subvariantes BA.4 y BA.5 del Covid, pero nada se había dicho, pese al tiempo transcurrido, de B.Q.1.1 y XBB.1.

La caracterización de las variantes en Argentina tiene una debilidad admitida en una nota al pie del propio documento oficial de la semana 46: “Debido al escaso número de muestras analizadas en las últimas semanas no pueden establecerse conclusiones en relación a la distribución porcentual de variantes de SARS-CoV-2 en las semanas subsecuentes a la SE 37”.

Si bien Argentina nunca se destacó en la pandemia por su vigilancia genómica, desde mediados de septiembre ´ésta es más deficiente aún. Y ocurre pese a que el Instituto Malbrán cuenta con equipamiento de última generación adquirido en enero de 2021 para realizar secuenciaciones masivas del genoma de las muestras de Covid, con potencial para arrojar un mapa preciso y en tiempo real de las variantes circulantes.

Según datos oficiales, hay pocas muestras para secuenciar el genoma del Covid en Argentina. Foto: Luciano Thieberger

Ahora los casos vuelven a crecer en Argentina y en especial en la Ciudad de Buenos Aires. El parte de este domingo corroboró que a nivel nacional hubo un incremento del 50 por ciento con repecto a la semana anterior. En territorio porteño, en tanto, la suba es cada vez más pronunciada: fue del 122 por ciento, cuando siete días atrás la variación intersemanal había sido del 91 por ciento.

Volviendo a B.Q.1.1, se trata del sublinaje popularmente denominado “Perro del infierno”, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) no admite con ese nombre porque considera que genera confusión. A XBB.1, en tanto, el imaginario social la ha bautizado “Pesadilla”, apodo que también ha sido vetado por el organismo sanitario.

La aparición de estas nuevas mutaciones del Covid en el mundo genera incertidumbre y preocupación, pero la OMS ha dicho que no existe evidencia concreta de que estos nuevos sublinajes de la variante Ómicron sean más agresivos que los precedentes.

Sin embargo, hay reportes europeos, asiáticos y estadounidenses que atribuyen a estas versiones del virus el hecho el haber perfeccionado su capacidad de contagiar y reinfectar a aquellos que ya se habían contraído la enfermedad con otras versiones tempranas de Ómicron.

Mientras B.Q.1 desciende de la subvariante BA.5 de Ómicron y tiene mayor presencia en Europa y Estados Unidos, XBB.1 es un híbrido de dos linajes de BA.2: BA.2.10.1 y BA.2.75, y se ha esparcido en mayor medida en Asia.

El secuenciador genómico que compró el Malbrán en enero de 2021.

Una diferencia clave entre BQ.1 y XBB es el número y la ubicación de las mutaciones en el dominio de unión al receptor humano, conocido como proteína Spike. Esta parte de la proteína es necesaria para que el virus infecte las células y también es el objetivo de los anticuerpos, que son parte importante de la respuesta inmune.

Un reciente estudio aún no revisado por pares sugiere que las mutaciones dentro del dominio de unión al receptor pueden ayudar a XBB a escapar de los anticuerpos neutralizantes generados por las vacunas contra el Covid o la infección con Omicrones anteriores, incluidas las subvariantes BA.2 y BA.5.

Esta preimpresión científica considera a XBB como uno de los sublinajes del coronavirus más evasivos de anticuerpos conocidos hasta el momento. Pero la buena noticia, según datos proporcionados por Singapur, es que XBB redujo un 30 por ciento el número de hospitalizaciones por Covid.

Eso no haría más que confirmar la lógica que ha venido caracterizando la evolución del Covid durante el último tiempo: una agilidad creciente para contagiar y replicarse a costa de resignar -vacunación mediante- gran parte de su poder original de daño.

PS