“Sommeliers del sueño”: hubo 15 mil aspirantes a ganar 10 mil pesos por dormir una siesta y eligieron a dos

0
27
“sommeliers-del-sueno”:-hubo-15-mil-aspirantes-a-ganar-10-mil-pesos-por-dormir-una-siesta-y-eligieron-a-dos

Los seleccionados deberán cumplir hoy en Palermo con el “trabajo”. La iniciativa tiene antecedentes en el exterior y es parte de una industria en auge.

18/11/2022 6:00

Actualizado al 18/11/2022 7:55

Un extra de 10 mil pesos pasada la mitad del mes puede ser una bocanada en tiempos de toxicidad inflacionaria y crisis. Eso seguramente habrán pensado las cerca de 15 mil personas que acusaron recibo de una inusual y seductora convocatoria: acostarse a dormir una hora de siesta a cambio de esa suma de dinero.

Que a alguien le paguen por dormir -siempre que dormir sea tomado literalmente y no como metáfora de pereza en el trabajo- no es algo que ocurra todos los días. En general, las horas de sueño se asocian a un tiempo no productivo, en función de descansar para luego poder seguir generando ingresos.

Ahí radicó el atractivo de la propuesta, al parecer inédita en Argentina pero con antecedentes en el mundo, que se dio en el contexto de una pujante  “industria del sueño”. El registro más inmediato es de enero pasado, cuando Sleep Junkie, una empresa extranjera de investigadores especializados en trastornos del sueño, hizo una convocatoria similar.

En aquella oportunidad buscaron “insomnes confesos” para probar sus productos. La paga: 250 dólares la hora. Unos 75 mil pesos al dólar blue de hoy. Sólo que en ese caso el compromiso de los contratados debía ser ocho horas de trabajo para probar diversas soluciones, con lo que la factura final para los empleados ocasionales fue de 2 mil dólares.

Pero regresemos a la Argentina. Tras un análisis de las 15 mil solicitudes, los elegidos para el “trabajo” fueros dos personas. ¿Cómo los eligieron? “Lo que se intentó fue seleccionar a aquellos que mejor supieron explicar por qué son especialistas del sueño, ya sea a través de las redes sociales como del formulario de inscripción”, respondió un vocero de la empresa de productos para el sueño (colchones, almohadas, etc) que tuvo la iniciativa.

Dormir bien durante la noche puede prevenir problemas de salud. Foto: Shutterstock.

Los contratados recién darán la cara este viernes por la tarde, cuando deban cumplir con la tarea asignada en un local de la calle Godoy Cruz, en Palermo. Allí fueron citados y el objetivo manifiesto -además de la obvia movida de marketing que sostiene este tipo de estrategias- es que personas que se consideran “expertas en sueño” prueben la marca.

La identidad de los elegidos se mantenía en reserva y recién sería develada una vez que firmaran sus contratos, antes de dar comienzo a la experiencia. Uno de los seleccionados tiene 27 años y es estudiante de ingeniería. La otra, de 19, estudia diseño gráfico. “Se les colocará un reloj inteligente para registrar el tiempo de descanso y empezarán a dormir”, explicaron desde Calm, la firma promotora que denominó la iniciativa “El trabajo de tus sueños”.

Una vez que los “siestistas” se despierten, se espera que hagan una devolución que, supuestamente, le servirá a la empresa para sopesar virtudes y debilidades de sus productos. Luego, ambos recibirán el pago convenido. Los organizadores confirmaron que es la primera vez que una experiencia como ésta se realiza en Argentina, pero que hay antecedentes a nivel mundial.

Las tradicionales fábricas de colchones se han ido reconvirtiendo y sofisticando, al punto de -como se ve- apuntar a sumar “sommeliers del sueño” que aporten experiencias y consejos. Hay un terreno fértil: la elección de un colchón no suele ser fácil y son frecuentes las equivocaciones. Por lo general, cuando el error se comprueba suele ser tarde.

La del sueño es una industria en auge, con una creciente tendencia de las marcas a buscar asociar la experiencia de dormir al saber científico. A la vez, proliferan los estudios que analizan las consecuencias dañinas que dormir mal o pocas horas puede provocar en la salud.

Este déficit de sueño en gran parte de la población ha sido más evidente aún en la post pandemia, tras un periodo pesadillesco en el que la consumación de la fase profunda del descanso se volvió para muchos una utopía.

Tanto es así que en Europa y Estados Unidos han surgido hasta consultores del sueño, esto es, expertos a los que se les paga por asesoramiento personalizado sobre cuál es la mejor receta para dormir bien. Cobran alrededor de 70 dólares por una hora de consulta. Quién dice que el escenario previsto para esta tarde en Palermo no pueda ser el comienzo de una veta fecunda para los dos elegidos.

PS