Colecciones Clarín cumple 30 años

0
20
colecciones-clarin-cumple-30-anos

Desde la publicación en 1992 de la primera colección en fascículos Colecciones Clarín no ha dejado de ofrecer a los lectores contenidos de calidad sobre temas tan variados como cocina, tejido, historia, salud y bienestar, literatura, jardinería, turismo, mundo infantil y muchos más.

En 1992 Clarín se convirtió en el primer diario de Latinoamérica en publicar, junto con el periódico, una obra educativa coleccionable. Se llamó Diccionario Visual Clarín e incluía contenidos relativos al cuerpo humano, la flora y la fauna y otras materias de interés para el aprendizaje escolar. A partir de una enciclopedia de Editorial Altea, se produjeron fascículos de 12 páginas cada uno que los lectores recibían los martes y viernes junto con el diario. Acompañaban la primera edición unas tapas duras para encuadernar las entregas.

La calidad del producto, impreso en papel ilustración, impactó desde el primer momento. El éxito fue total (se vendían unos 800 mil diarios en cada entrega) y su publicación se extendió a lo largo de todo el año lectivo, de marzo a noviembre. Luego, le siguieron más obras enfocadas al aprendizaje y la adquisición de conocimientos relevantes para el desempeño en la escuela, a las que pronto se sumaron más propuestas editoriales abarcando temas de salud y bienestar, historia y fotografía, grandes títulos de la literatura, ciencias y arte, incluso obras para ejercitar el cuerpo y la mente, cocinar y aprender sobre bricolaje o jardinería, entre otras.

Desde aquel punto de partida ya se cuentan treinta años de trayectoria, con cientos de publicaciones de jerarquía y sello propio. De este modo, Clarín, además de su fuerza noticiosa, se convirtió en un vehículo cultural de alta significación para familias y hogares, llegando a una gran audiencia, con obras a precios muy accesibles y temáticas atractivas para distintos públicos. En la actualidad Colecciones Clarín (https://colecciones.clarin.com/) continúa desarrollando una potente oferta editorial que atiende la diversidad de gustos y necesidades de su audiencia ya no solo a través del tradicional canal de quioscos, también a través de su tienda online.

Todo para los más chicos, Peppa Pig, La Granja de Zenón, Paw Patrol y Dinosaurios.

La innovación presentada por Clarín, dado su éxito, fue imitada por diarios y revistas que recurrieron al mercado internacional de editoriales en busca de enciclopedias, diccionarios y temáticas similares.

Para diferenciarse, en 1996, se creó dentro de Clarín un área especial, que hoy se conoce con la marca Colecciones Clarín, con la misión de desarrollar obras propias, darle una mirada local a contenidos producidos en el exterior, detectar temas de interés actual y, sobre todo, agregar un enfoque periodístico a temas de difusión cultural ya fueran enciclopedias, diccionarios o colecciones de historia argentina. O sea: difundir obras de jerarquía y alta calidad gráfica con un sello propio. Para ello se formó un equipo proveniente del sector periodístico. A cargo de él estuvieron Roberto Fernández Taboada, secretario de redacción del diario, y Norberto Angeletti, quien se había incorporado a Clarín ese año, de amplia experiencia en la edición de revistas en editoriales como Abril y Atlántida. El equipo se completó con editores y diseñadores, a la vez que se realizó un trabajo conjunto con el departamento de Circulación y el de Marketing.

Lo primero que se estableció fue mantener las colecciones educativas junto con el diario, renovadas y dotadas de nuevos enfoques. Lo segundo, extender a otros días de la semana la publicación de obras de gran atractivo periodístico e interés cultural a un precio diferencial. Además de la generación de contenidos originales desarrollados por el equipo de Colecciones Clarín (es el caso de Argentina, pueblo a pueblo, una colección de gran envergadura que registra información de cada ciudad, cada localidad, cada pueblo y paraje del territorio nacional), se contó con producciones realizadas por otras editoriales bajo la supervisión del equipo de Clarín.

Los más grandes cómics e historietas; Spiderman, Batman vs. Superman, Mafalda y muchos más.

A la vez, se establecieron alianzas con marcas internacionales que resultaron en la publicación de guías turísticas de países y ciudades, el Diario de National Geographic y numerosas colecciones de divulgación científica, entre otras obras, junto con National Geographic. Se suman, además, compilaciones de grandes sellos del cómic como DC y Marvel, también productos Disney y de franquicias destinadas al público infantil tan exitosas como la de Peppa Pig, Paw Patrol y la Granja de Zenón. Todo esto, sin dejar de lado a nuestros grandes creadores de la historieta como Quino, con su Mafalda, Fontanarrosa y sus personajes entrañables, o Héctor Germán Oesterheld y Francisco Solano López con El Eternauta, entre otros.

Desde la primera colección, el Diccionario Visual Clarín, hasta las Guías de National Geographic, el Atlas Total de la República Argentina y el Gran Libro Clarín del Tejido.

Otro elemento clave del catálogo de Colecciones Clarín tiene que ver con la reedición de obras y colecciones literarias, desde las aventuras y relatos clásicos de la serie “Robin Hood” hasta el erotismo que propone la “Sonrisa vertical” y el misterio de la ciencia ficción de la colección “Minotauro”; o incluyendo títulos de autores como Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Mario Vargas Llosa o Gabriel García Márquez, incluso la publicación en entregas de una edición ilustrada decimonónica de Las mil y una noches.

De igual modo, se destaca la galería de autores que llegan a más lectores con obras especialmente desarrolladas para Clarín. Entre ellos se encuentran el neurólogo Facundo Manes, los sexólogos Alessandra Rampolla y Juan Carlos Kusnetzoff, el médico especialista en estrés Daniel López Rosetti o el economista Martín Tetaz.

En el campo de la gastronomía y la cocina, por otro lado, reconocidos especialistas protagonizan colecciones de amplia repercusión. En esta convocatoria se encuentran figuras destacadas como la pionera Blanca Cotta y el español Karlos Arguiñano junto con expertos de la pastelería como Maru Botana y Mauricio Asta, además de cocineros como Jimena Monteverde, Ariel Rodríguez Palacio, Chantal Abad o Santiago Giorgini.

A lo largo de su evolución como editorial, Colecciones Clarín logró aunar la misión de brindar calidad e información rigurosa con la practicidad para la vida cotidiana al incorporar una amplia oferta de productos que complementan las propuestas editoriales, se traten de cocina, jardinería o alguna técnica del bricolage, la decoración o las reparaciones domésticas. Es así como Colecciones Clarín se ha convertido en un actor destacado en la mundo de la edición de productos coleccionables al ofrecer un catálogo diverso y de alta calidad en una combinación innovadora de contenidos editoriales y gadgets complementarios.