La vida de Hugo Quiril, el luchador que debutó en Titanes en el ring y ahora comparte cartel con Joaquín Furriel

0
36
la-vida-de-hugo-quiril,-el-luchador-que-debuto-en-titanes-en-el-ring-y-ahora-comparte-cartel-con-joaquin-furriel

No son muchos los casos de actores y personajes de la televisión que, varios años después de su breve pico de popularidad, y cuando ya parecían totalmente olvidados, tienen una nueva oportunidad.

Hugo Quiril es uno de ellos. Artista marcial y doble de riesgo que alcanzó cierta relevancia en Titanes en el ring y otros ciclos locales de lucha libre de los ’80 y ’90, aprovechó ese momento de popularidad para actuar en algunas películas de acción.

Ahora tiene su pequeña revancha gracias al streaming: integra la banda ficcional de atracadores que pretende robarse la Copa del Mundo en Robo mundial, la serie argentina de Star+ protagonizada por Joaquín Furriel y Benjamín Amadeo.

Hugo Quiril participó en varios programas de TV, a partir del espaldarazo que le dio Martín Karadagian en los ’80.

En la comedia de seis episodios con impronta mundialista, Quiril encarna a Néstor Tacchini, un empleado de la empresa Electroshock que trabaja en el depósito cargando y descargando mercadería.

Como el Hugo de la vida real, Tacchini fue maestro de karate en su juventud y tuvo un paso por la televisión rompiendo barras de hielo, interpretó a villanos en varias películas, y realizó otras hazañas en distintos programas de entretenimientos.

En la ficción, el personaje de Benjamín Amadeo convence a Lucho, el protagonista de la historia que encarna Furriel, de reclutar a Tacchini porque piensa que la banda que reunió para robar la Copa del Mundo necesita a alguien que disponga de fuerza física y sepa artes marciales, ya sea para neutralizar a un guardia o para defenderlos si las cosas se desmadran.

Una vida en los rings y el Pibe 10

El personaje de Tacchini tiene mucho de anclaje en la vida real de Quiril, quien practicaba artes marciales desde los 5 años, mucho antes de subirse a los cuadriláteros de lucha libre. 

Recién a los 21, un amigo de su padre que hacía del Quijote en Titanes en el ring le consiguió una prueba para ingresar al emblemático programa de Martín Karadagián.

La habilidad y experiencia de Quiril en los cuadriláteros sorprendió a los productores y eso le sirvió para quedar dentro del grupo de luchadores suplentes, pero entrenando como uno más.

Hugo tuvo varios alias en los ciclos de lucha de la TV de la Argentina y de Paraguay.

En el verano de 1983, Karadagián le ofreció ser el reemplazo del Pibe 10, que se había ido de vacaciones. Esa misma temporada personificó a la “sagaz, inteligente y habilidosa” Hormiga Negra.

La temporada terminó siendo un éxito y Quiril quedó fijo como el Pibe 10, ése que entraba a los saltos y haciendo acrobacias con una musculosa blanca, pantalones verdes y una antenas en la cabeza que se volvieron un objeto de merchandising de Titanes.

“Venían de Estados Unidos. Me ponían esas antenitas que eran muy ridículas, pero es así, donde manda capitán, no manda marinero, había que ponerse las vinchitas y salir, no quedaba otra”, le contó alguna vez Quiril al sitio de nicho Culto Zeta.

El Pibe 10 le dio popularidad en el show, pero también le provocó un gran susto. En octubre del ’83, durante una lucha contra El Pirata Morgan, Quiril saltó afuera del ring y pareció desnucarse tras golpear fuertemente su cabeza contra el piso de cemento.

Además de sus trabajos como luchador, en el cine y la TV también fue doble de riesgo.

Según dijeron los médicos que lo atendieron después, Hugo sobrevivió de milagro, pero no pudo luchar por algún tiempo para poder recuperarse del todo.

Kato, su ninja más emblemático

A pesar de ese paso por Titanes, los fans de la lucha recuerdan más a Quiril por el personaje que haría unos años después en el programa Lucha fuerte, un desprendimiento de Titanes -con Rubén Peucelle como su principal promotor– que debutó en 1988. Hablamos de Kato, el Gran Ninja Blanco, el alias que tuvo que adoptar por cuestiones de derechos de autor.

Kato era uno de los héroes del programa y tenía música propia: “Eres el Ninja blanco, el guerrero del amor y la paz”, se escuchaba mientras mostraban los mejores momentos de este luchador de físico impresionante y que vestía vincha, hombreras y botas largas blancas.

Bajo ese alias, a comienzos de los ’90 viajó a Paraguay para integrarse al ciclo de lucha Súper Catch; y lo mantuvo en otros dos programas de esta misma disciplina: Lucha Mundial (1993) y Lucha Total (1994).

Fue por esos años que Quiril aprovechó la fama de Kato para incursionar en la ficción, tanto en cine como en televisión. En 1989 trabajó en Los Extermineitors, la comedia de acción de Guillermo Francella y Emilio Disi, como el Oficial Valiente.

También fue parte de la secuela Los Extermineitors II: La Venganza del Dragón, estrenada un año después. Ya probada su experiencia como actor-peleador y doble de riesgo, en 1992 fue parte de la popular serie de Telefe Brigada Cola, donde interpretó a Brigacop, el robot del equipo.

El revival en 100% Lucha

Como muchos de los actores y peleadores que se quedaron sin trabajo cuando la lucha libre dejó de ser un negocio para la televisión, Quiril volvió a “pelear” profesionalmente en 100% Lucha.

En el ciclo que Telefe estrenó en 2006 y que condujo Leo Montero, Hugo encarnó al luchador japonés Shuto Omori -con un look muy similar a Kato, el Gran Ninja Blanco– e integró el grupo de los buenos que lideraba Vicente Viloni.

Bajo ese alias, participó de 100% Lucha esa temporada estreno, pero no tuvo apariciones en las siguientes. Volvió para la última edición de 2010. En ninguna de las dos logró entrar a los playoffs.

Al año siguiente, Hugo volvió a incursionar en el cine en otra comedia de acción titulada Diablo y protagonizada por Juan Palomino. Allí interpretó al Teniente Coronel Varela.

Ni él debía imaginar que, más de una década después, volvería a entrar a un set de rodaje -y se estrenaría en el mundo streaming– gracias a Robo mundial.