Monstruo de mar: Cómo es la película animada con la que Netflix quiere llegar al Oscar

0
23
monstruo-de-mar:-como-es-la-pelicula-animada-con-la-que-netflix-quiere-llegar-al-oscar

“Podés ser un héroe y estar equivocado” y “Vive una gran vida y muere una gran muerte” son dos de las frases, no hechas, pero casi, casi, que más retumban tras la visión de Monstruo de mar, estreno de Netflix de este fin de semana, y con la que -seguramente- querrá estar en la pelea por el Oscar 2023 en el rubro mejor película de animación.

Chris Williams saltó de Disney, donde codirigió, por orden de estreno, Bolt (2008), Grandes héroes (2014) y Moana (2016) a Netflix, con una película con algunos puntos en común con la última… y muchos más con la saga de Cómo entrenar a tu dragón, de DreamWorks.

Los protagonistas de Monstruo de mar son dos huérfanos, un joven adulto y una niña. Ambos perdieron a sus padres en el mar, por obra de monstruos marítimos que, en muchos casos, se asemejan a dragones.

Ráfaga roja, Jacob y Maisie. ¿Y si los malos no son tan malos? Fotos Netflix

A Jacob, que es ágil como Maui en Moana, pero blanco, bien blanco, lo rescató de una tabla flotando en el mar el Capitán Crow.

Crow, que aunque tenga un parche en un ojo no es un pirata, también tiene otra cosa en la cabeza: un sentimiento de venganza que le carcome el enorme cuerpo. Es atrapar y matar a Ráfaga roja, ese monstruo del título del filme -que podría ser hembra, o sea, monstrua- que fue quien lo dejó sin un ojo.

Dos huérfanos: Maisie y Jacob, que más temprano que tarde tenían que encontrarse.

Está bien, no todos los chicos vieron o leyeron Moby Dick, pero está claro que Chris Williams, sí.

Otra huerfanita

La otra protagonista, con la que Jacob más temprano que tarde se cruzará, es Maisie. La pequeña huérfana le lee a sus compañeros de orfanato un libro en el que se relatan las fantásticas aventuras de cazadores de monstruos, que incluyen a Jacob y Crow, hasta que decide escaparse y sumarse a la tripulación del Inevitable, como se llama el barco de Crow.

Los ataques en alta mar son frecuentes…

Como polizonte, claro.

La película empieza como un vendaval de aventuras, realmente impresionante, pero luego le han sacado el pie al acelerador y cosieron la trama con toques de humor. Obviamente la interacción entre Jacob y Maisie tenía que teñirse de ternura, pero el dinamismo del arranque no llega hasta el final.

Maisie y un monstruo bebé.

Monstruo de mar, decíamos, tiene un espejo en el que se refleja, que es Cómo entrenar a tu dragón. Hay una civilización que se autopercibe como muy unida, y que para sobrevivir, debe hacer precisamente eso, estar junta para enfrentar la amenaza externa, esos bichos sobrenaturales sumamente peligrosos, letales.

Por algo los reyes mandan a alta mar, o hasta donde los mapas no marcan nada, a los cazadores a eliminar y traer los cuernos de esas bestias, para poder vivir con tranquilidad.

Maisie, el Capitán Crow, con parche en un ojo, y Jacob: peligro en el mar.

La película es políticamente correctísima. Incluye a personajes de distintas razas (Maisie y la mano derecha del Capitán Crow son negras, ya que no afroamericanas, porque aquí se habla de un rey, hay un gaitero y esto debe ser en tiempos del Imperio inglés, aunque nada se aclare), a bordo del barco hay varias mujeres en roles importantes.

Hay algunas cosas que la película no explica, como cierto personaje que parece morir, pero no.

La animación da un paso adelante en “Monstruo de mar”.

No importa. Como entretenimiento es válido, se viene un fin de semana con feriado y lluvias. Y, sino, las vacaciones de invierno están a la vuelta del almanaque.

“Monstruo de mar”

Buena

Aventuras/Animación. EE.UU., 2022. Título original: “The Sea Best”. 115′, ATP L. De: Chris Williams. Con las voces de: Karl Urban, Dan Stevens, Jared Harris, Zaris-Angel Hator. Disponible en: Netflix.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA