Marcharon en el centro contra “la impunidad de los responsables de la Masacre en el Comedor”

0
27
marcharon-en-el-centro-contra-“la-impunidad-de-los-responsables-de-la-masacre-en-el-comedor”

A 46 años del ataque terrorista más sangriento de la historia argentina previo al de la AMIA, diversas organizaciones sociales, grupos de jóvenes, familiares, deudos y víctimas de la denominada “Masacre en el Comedor” provocada por Montoneros marcharon este sábado desde la estación Rodolfo Walsh de la línea E de subte, que homenajea justamente a quien es considerado como ideólogo del brutal episodio, hasta el lugar donde se produjo el ataque terrorista, en la ex Superintendencia de Seguridad del barrio de Monserrat.

Los manifestantes recordaron a las víctimas del atentado de Montoneros y aplaudieron la reapertura de la causa ordenada por la Cámara Federal, para que pese al tiempo transcurrido se investigue y juzgue a los responsables. Además, en la marcha se pidió que se instalen placas recordatorias de los 23 muertos por la bomba y se retire el nombre de Rodolfo Walsh de la estación de subte que lo recuerda.

Bajo la consigna “El ideólogo y la masacre. Marcha contra la impunidad”, la movilización buscó concientizar sobre “el intento de invisibilización de este y otros atentados cometidos por Montoneros y otras organizaciones armadas”.

El punto de encuentro fue la estación Rodolfo Walsh, de la línea E de subterráneos, considerado por los organizadores “símbolo de los impropios homenajes y reconocimientos que los perpetradores de estos crímenes reciben hasta el día de hoy de parte de la dirigencia política y referentes culturales”.

A lo largo de la marcha se escucharon relatos y datos sobre lo sucedido, con voces de familiares que siguen sufriendo hasta el día de hoy por la impunidad que gozan sus victimarios.

Frente a la sede de la ex Superintendencia de Seguridad, se leyó el Manifiesto del 2 de Julio, un documento firmado por AfaVitA -Asociación de Familiares y Amigos de Víctimas del Terrorismo en Argentina y la Comisión de Homenaje a Policías y Ciudadanos Muertos por la Violencia-, con la adhesión de más de 30 entidades de todo el país.

Las organizaciones convocantes denunciaron que “el Estado transformó la noble causa de los derechos en mera ideología, al servicio de la construcción de un poder perverso, cimentado en la siembra de discordia, la colonización de la justicia y la confiscación de la República.”

“Hemos dejado de manifiesto cómo la clase dirigente argentina sigue pisoteando la memoria y la dignidad de las víctimas al homenajear al ideólogo de la masacre que dejó a los 23 muertos que hoy recordamos con nuestras pancartas”, dice el texto. Y advierte: “Estamos hartos y ya no vamos a quedarnos callados ante esta afrenta repugnante. No hay ninguna razón de bien público, ninguna consideración ajustada a los intereses del país que justifique la imposición de la mentira desde el Estado, la impúdica falsificación de la historia, la repugnante transformación de asesinos y terroristas en héroes y el cruel e inhumano silenciamiento de sus víctimas inocentes”.

En ese sentido, se anunció que la marcha se repetirá cada 2 de julio en homenaje y recordación de las víctimas y se reclamó a las autoridades que eliminen el nombre de Rodolfo Walsh de la estación de subtes línea E, por ser el ideólogo de la masacre; se remuevan del monumento erigido en el Parque de la Memoria a los autores de este atentado y se instalen placas que recuerden a las víctimas de esta masacre.

El texto del Manifiesto difundido este 2 de julio de 2022

Queridos amigos, compatriotas y personas de buena fe que esta mañana nos han acompañado en esta marcha para testimoniar la impunidad y la burla de las instituciones para con las víctimas del terrorismo. Hemos dejado de manifiesto cómo la clase dirigente argentina sigue pisoteando la memoria y la dignidad de las víctimas al homenajear al ideólogo de la masacre que dejó a los 23 muertos que hoy recordamos con nuestras pancartas.

Decimos que estamos hartos y que ya no vamos a quedarnos callados ante esta afrenta repugnante. No hay ninguna razón de bien público, ninguna consideración ajustada a los intereses del país que justifique la imposición de la mentira desde el Estado, la impúdica falsificación de la historia, la repugnante transformación de asesinos y terroristas en héroes y el cruel e inhumano silenciamiento de sus víctimas inocentes. ¡No hay ninguna justificación! Y sin embargo esto es lo que se ha hecho, nada menos que por un Estado que transformó la noble causa de los derechos en mera ideología, al servicio de la construcción de un poder perverso, cimentado en la siembra de discordia, la colonización de la justicia y la confiscación de la república.

Lo actuado resulta, además, repugnante a la tradición jurídica y cultural, a la Constitución y a los tratados internacionales, y acredita un perverso criterio discriminatorio. Estamos viviendo lo que le sucede a una nación cuando tolera y consiente que sus leyes y sus jueces se sometan al poder de turno: instituciones ausentes, criminalidad sin freno, inseguridad generalizada, leyes aberrantes, ruina económica, discordia y odio crecientes. Los jóvenes vemos, a veces con impotencia, y siempre con indignación, cómo se incita a la enemistad entre los ciudadanos, hijos de la misma Patria, cómo se tejen intrigas y se alientan prácticas mafiosas que mancillan el honor y silencian el clamor de verdad y de justicia.

Cada 2 de Julio haremos el mismo recorrido, denunciando la impunidad a todo aquel que nos quiera escuchar, en todos los espacios que estén dispuestos a oír nuestro reclamo. Cada 2 de julio rendiremos homenaje y tributo a las víctimas inocentes de un atentado monstruoso e impune. Y pedimos a quienes están a cargo de los tres poderes de la república que escuchen las siguientes demandas:

1. Que se elimine el nombre de Rodolfo Walsh de la estación de subtes línea E, ya que fue el ideólogo de la masacre, el que decidió poner una bomba vietnamita en un comedor.

2. Se remuevan del monumento erigido en el Parque de la Memoria a los autores de este atentado.

3. Se instalen placas que recuerden a las víctimas de esta masacre.

Decimos que un Estado que homenajea terroristas es un Estado terrorista; ¡decimos basta! Esperamos que nos escuchen y estaremos aquí hasta que lo hagan, demandando justicia, verdad y el fin de la impunidad. ¡VIVA LA PATRIA!


La masacre en el comedor. ¿Qué se recuerda?

El 2 de julio de 1976 Montoneros realizó el atentado terrorista más sangriento de la historia argentina hasta el de la AMIA. Ese día, un artefacto explosivo conocido como “bomba vietnamita” diseñado no sólo para estallar sino para producir la mayor cantidad de laceraciones, cortes y mutilaciones, estalló en la Superintendencia de Seguridad Federal (también conocida como Coordinación Federal) de la Policía Federal, en la ciudad de Buenos Aires, causando el derrumbe del techo del comedor en momentos en que el lugar se hallaba lleno de gente almorzando. Murieron 23 personas, incluyendo una civil que se encontraba de visita, y unas 110 resultaron heridas.

El artefacto explosivo, la “bomba vietnamita”, era del tipo Claymore, que constaba de entre cinco y siete kilos de trotyl y cargaba bolas o postas de acero que al detonar se disparaban como una metralla. El tipo de artefacto utilizado demuestra la crueldad y el intento de matar o herir gravemente a la mayor cantidad de personas posible de forma indiscriminada. 

La Justicia Federal mantuvo la causa sin avances significativos por más de 40 años y en 2006 la jueza Servini de Cubría ordenó su cierre. A partir de la acción de entidades que representan a las víctimas, la Sala I de la Cámara Federal ordenó finalmente en junio de este año reabrir la investigación para que se analice la responsabilidad de la agrupación Montoneros en el atentado. En el expediente, la querella señala como responsables a la cúpula de la organización Montoneros: Mario Firmenich, Marcelo Kurlat, Horacio Verbitsky, Laura Sofovich, Miguel Ángel Lauletta, Norberto A. Habegger, Lila Victoria Pastoriza, y muchos otros integrantes del grupo criminal que planificó y ejecutó la masacre.

Organizaciones convocantes: Asociación de Familiares y Amigos de las Víctimas del Terrorismo en la Argentina AFAVITA, Comisión de Homenaje a Policías y Ciudadanos Muertos por la Violencia. Y adhirieron: Asociación de Familiares y Amigos de Presos Políticos de Argentina AFYAPPA, Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia, Centro de Estudios Cruz del Sur, Centro de Estudios Salta, Unión de Promociones, Asociación Unidad Argentina,  Círculo Nacionalista de la Provincia de Buenos Aires Juan Manuel de Rosas, Colectivo por la Defensa de los Derechos Humanos de las Personas Privadas de su Libertad y la Asociación de Veteranos de Guerra contra el Terrorismo

HB

También te puede interesar