Llevó a su hija a una clínica por un accidente y no la querían atender porque tenía Covid

0
134
llevo-a-su-hija-a-una-clinica-por-un-accidente-y-no-la-querian-atender-porque-tenia-covid

Unicef publicó un estudio muy interesante sobre el estigma social hacia una persona o un grupo de personas que comparten ciertas características y una enfermedad específica. Entre otras cosas, resalta que “en un brote epidémico, esto puede significar que las personas sean etiquetadas, estereotipadas, que se las discrimine, que se las trate por separado y que experimenten una pérdida de estatus debido a una percibida conexión con una enfermedad”.

Además, ahí explican que este tipo de trato puede afectar negativamente a quienes tienen la enfermedad, así como a quienes los cuidan, a sus familias, amigos y comunidades. Las personas que no tienen la enfermedad, pero comparten otras características con ese grupo, pueden también sufrir estigmatización.

El brote epidémico actual de Covid-19, a sus dos años de su inicio, sigue causando estigmatización social y comportamiento discriminatorio hacia personas de cierto origen o contexto, así como hacia cualquier persona que se percibe haya estado en contacto con el virus.

En qué nos hemos convertido?

Mi hija tiene covid. Esta aislada hace 9 días. Hoy tuvo un accidente en un ojo. La llevo a una clínica de ojos. Ella se queda en la vereda esperando. Entro (yo tengo 2 pcr negativos) y les digo que mi hija es covid positivo y que tuvo un accidente.

— Mariana Volpi (@MarVolpioficial) December 29, 2021

Mariana Volpi vivió esta discriminación en persona. Escribió sobre lo que le ocurrió en su cuenta de Twitter. Allí contó que hace una semana su hija Lucía, de 21 años y estudiante de Fotografía, dio positivo de Covid y que al sexto día de aislamiento tuvo un accidente en un ojo.

“Se le estalló uno de los lentes de contacto. Se le astilló dentro del ojo y eso le provocó una fisura en la córnea“, le contó a Clarín. Con la hija dolorida, y con Covid, fue de urgencia a una clínica oftalmológica de la provincia de Buenos Aires para que la atendieran. Fue en ese momento donde Mariana y su hija sufrieron en carne propia una discriminación social que podría asociarse tranquilamente con la Edad Media y los leprosos.

“Llegamos a la clínica con mi hija muy dolorida por el ojo. Como ella es muy respetuosa de la situación, no quiso entrar a la clínica y se quedó en la puerta. Entré yo, que tenía dos PCR negativos. Me acerqué a la recepcionista y le dije que mi hija era Covid positivo y que tiene que ver un médico de urgencia por el ojo. Ahí comenzó una cadena de desconciertos. La recepcionista se puso muy nerviosa. Le levantó, se fue a consultar a alguien y volvió. Me dijo que no podían atender a mi hija, que volviera a mi casa y que llamara al SAME. Después dijo usted también se tiene que retirar porque es contacto estrecho“, relató.

Mariana no podía creer lo que oía. Su hija estaba afuera, con Covid y un ojo lastimado, y la clínica a la que había concurrido de urgencia para que la trataran, se negaba a atenderla.

Fue una psicosis total. La gente cuando se enteró de que mi hija tenía Covid positivo comenzó a gritarme que me vaya. Fue algo medieval. Había tres personas que me gritaban, una señora con el barbijo con la nariz al aire me exigía que me retirara”. “No entiende que mi hija tiene un accidente”, le gritaba Mariana con indignación a la señora que le reprochaba su presencia en el hospital. “Fue un desastre. Mi hija, que estaba en puerta, me gritaba desde afuera vamos, ma.”.

Pero Mariana, que es abogada, no se iba ir de ahí sin que atendieran a su hija. Fue entonces que le dijo a la recepcionista que la había atendido: “Voy a llamar ya mismo a un escribano y voy a labrar un acta diciendo que ustedes no quieren atender a mi hija”.

Tras esta amenaza, otra persona de la clínica salió y le dijo dijo que había un médico que se estaba preparando para atenderla. “Fue amoroso el médico y la atendieron muy bien. Por suerte, esto no pasó a mayores porque lo que tenía me hija era muy grave”. Y pensando que había vivido, reflexionó: “Estamos perdiendo la humanidad. Esto no puede pasar. Hace dos años que hay una pandemia, cómo es que algunas clínicas no prepararon un protocolo para atender a un paciente con Covid”. 

Clarín consultó a la autoridades sanitarias de la provincia de Buenos Aires sobre este tema y respondieron que existe “un protocolo desde que comenzó la pandemia, en el cual los médicos tienen la obligación de atender a pacientes con Covid, y para ellos usan protección especial para evitar contagiarse. Esto sigue siendo igual ahora”.

Las causas de la estigmatización

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el nivel de estigmatización asociado a la Covid-19 se basa en tres factores principales: 1) Es una enfermedad nueva y en gran parte desconocida; 2) A menudo tenemos miedo de lo desconocido; y 3) Es fácil asociar este miedo con «el otro».

Otra advertencia de la OMS es que la estigmatización puede socavar la cohesión social y provocar el aislamiento social de grupos de población, lo que podría contribuir a que las probabilidades de propagación del virus sean mayores, no menores. Esto puede dar lugar a problemas de salud más graves y a dificultades para controlar un brote de la enfermedad.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA