Las proyecciones del “albertismo” para 2022

0
131
las-proyecciones-del-“albertismo”-para-2022

El presidente Alberto Fernández está convencido de avanzar en un entendimiento con el FMI, aunque sabe que hay rechazo por parte de otros sectores del Frente de Todos. Así lo expresan en los ministerios de Desarrollo Productivo (encabezado por Matías Kulfas) y Trabajo (de Claudio Moroni). Ambos funcionarios son resistidos por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, pero cuentan con el aval de Fernández.

En la cartera productiva sostienen que la falta de un entendimiento con el organismo multilateral complicaría el panorama económico. Se caerían lineas de crédito internacionales para el país, se le cerraría a las empresas la posibilidad de fondearse afuera y se estresaría el mercado cambiario. Son más los perjuicios de no firmar que de arreglar, infieren.

Los funcionarios económicos que Fernández entiende más como propios saben que algunos sectores de la coalición de Gobierno rechazan o no quieren un entendimiento con el FMI. Pero estiman que es la única salida posible para alcanzar mayores condiciones de estabilidad. Creen que el ministro de Economía, Martín Guzmán, está bien encaminado en las tratativas.

El Gobierno culpa a la inflación de los commodities agrícolas por el alza del costo de vida de este año (que estará por arriba del 50%). Estima que el escenario será más estable en 2022, De esa forma, se ilusionan con una inflación algo menor al 40% para el año próximo.

También creen que la balanza comercial seguirá siendo positiva, aunque no con todo el margen que les gustaría. La administración de dólares para las importaciones seguirá como hasta ahora. Se priorizarán los billetes destinados a la compra de bienes de capital (que permiten fabricación local) por sobre los bienes finales.

En el marco de una recuperación del consumo y la industria, en Desarrollo Productivo no descartan nuevos efectos “serruchos” por la pandemia. Eso quiere decir que la recuperación de algún sector se puede ver afectada por la situación sanitaria, como sucedió en 2021. La experiencia podría repetirse en 2022, si se requieren nuevos confinamientos y restricciones.

Matías Kulfas es el ministro de Desarrollo Productivo. Sus datos muestran que la inversión creció un 13,4% durante 2021, lejos de la caracterización de “salida de empresas permanente” que hacen algunos analistas económicos. En los papeles que maneja el ministro también hay alguna segmentación tarifaria, pero entiende que bien implementada no debería afectar el consumo.

El secretario de Comercio, Roberto Feletti, está trabajando en la composición final de la lista de “Precios Cuidados” de 2022. Allí, creen que podrán convencer a las empresas a través de mecanismos de compensación. Ponen el ejemplo del aceite: se les permite exportar, a cambio que abastezcan al mercado local a un precio que el Gobierno encuentra razonable. Entienden que eso mismo se puede aplicar a otras alimenticias que requieren trigo y maíz como insumos básicos para sus productos.

La mayoría de los economistas avizora que habrá un salto del tipo de cambio, para llevarlo a una zona de $ 150/160 por dólar en 2022. En Desarrollo Productivo contrastan que “lo mismo decían para este año (2021) y no sucedió. Se van a volver a equivocar”, insisten.

El Gobierno entiende que debe insistir en 2022 en leyes de promoción de distintas actividades (electromovilidad, hidrocarburos, agro, cannabis medicinal) para desarrollar más industria, empleo y exportaciones.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA