El 23 de diciembre de 1951 Muere el compositor de tangos Enrique Santos Discépolo

0
81
el-23-de-diciembre-de-1951-muere-el-compositor-de-tangos-enrique-santos-discepolo

Discepolín, gran compositor, actor teatral y actor, nació en Buenos Aires un 27 de marzo de 1901, y fue autor de maravillosas letras de tangos como Uno, Cambalache, Yira yira… todas de un intenso contenido dramático.

Falleció tempranamente el 23 de diciembre de 1951, de un síncope al corazón.

A temprana edad, Discépolo perdió a su padre y, más tarde, a su madre.

Fue su hermano, Armando Discépolo, importante dramaturgo, quien luego de contraer matrimonio se hizo cargo de su cuidado, y fue también quien lo introdujo al mundo artístico luego de que Enrique confesara su interés por la actuación.

El 22 de octubre de 1917 debutó como actor en Chueco Pintos, de Armando Discépolo y Rafael José de Rosa y, al año siguiente, estrenó su primera obra teatral El Duende, escrita junto a Mario Folco, en el Teatro Nacional.

Discepolín tenía un fuerte compromiso social por lo que sus obras reflejaban los conflictos de la época y las necesidades del pueblo.

En 1923 estrenó junto a su hermano, El Organito, una obra donde se muestra a personas frustradas que fueron expulsadas de una sociedad creada para un grupo selecto.

En paralelo a su vida teatral que desarrolló tanto en Buenos Aires como en Montevideo, Discépolo escribió letras de tango.

A diferencia de los demás compositores, que solían escribir sobre dramas pasionales, Discépolo reflejaba en sus letras las dificultades económicas y sociales de los años 20 y 30, décadas que le tocó vivir. Así nace por ejemplo “Qué Vachaché”.


En el año 1928 escribió “Esta noche me emborracho”, siendo Azucena Maizani la que le dio voz, obteniendo un rotundo éxito, el primero para Discépolo dado que sus anteriores letras no tuvieron tanta repercusión.

A partir de ese momento comienza a tener un importante reconocimiento entre las figuras del tango.

Más tarde estrenó “Chorra”, y Tita Merello conviertió en éxito “Qué Vachaché”. Por supuesto que Carlos Gardel también grabó tangos de Discépolo, como la inolvidable versión de “Yira Yira” en 1930.

A comienzos de la década del 30, Enrique escribió obras musicales como Wunderbar y Tres esperanzas. Luego, viajó a Europa y, a su regreso, comenzó a vincularse con el cine en el rol de actor, director y guionista.

En 1935 compuso para la película Alma de Bandoneón, uno de sus tangos emblemáticos “Cambalache”:

En las siguientes décadas escribió sus tangos más notables: “Desencanto”, “Uno”, con música de Mariano Mores, y “Canción desesperada”.

En lo que respecta al cine, actuó en la película Mateo, de Daniel Tinayre, y Melodías Porteñas, para la cual, además, compuso dos temas: uno con el mismo nombre del largometraje y “Condena”.

Como director estrenó su primera película titulada Cuatro Corazones, por la que no obtuvo buenas críticas.

Mas tarde estrenó una de las películas de Nini Marshal: Cándida, la mujer del año, donde también escribió el guión.

La última película de Discepolín como actor y guionista fue El Hincha, que se estrenó en 1951 y que dejó una serie de frases inolvidables que definen al hincha de fútbol argentino:

El 23 de diciembre de 1951 Muere el compositor de tangos Enrique Santos Discépolo, Discepolín

La historia también es noticia en Radio Perfil. Guion de Cecilia Clpas y locución de PIta Fortín.

Radio Perfil

 

por Radio Perfil FM 101.9

Galería de imágenes

En esta Nota