Murió ejecutada por un fanático y su crimen cambió a Hollywood: Rebecca Schaeffer, la actriz que pudo haber sido “Mujer bonita”

0
104
murio-ejecutada-por-un-fanatico-y-su-crimen-cambio-a-hollywood:-rebecca-schaeffer,-la-actriz-que-pudo-haber-sido-“mujer-bonita”

Tenía solo 21 años cuando en 1989 recibió un disparo en el corazón. El asesino había contratado a un detective para averiguar dónde vivía.

Rebecca Schaeffer tenía 21 años cuando fue asesinada por un fanático (Foto: IMDb).

“¡Por qué! ¡Por qué!”. Los gritos estremecieron el ambiente de la esquina de la avenida Sweetzer al 100, en West Hollywood, la mañana del 18 de julio de 1989. Rebecca Schaeffer, de tan solo 21 años, había recibido un disparo a quemarropa en el corazón. Supo, al instante, que iba a morir.

Su ejecutor, Robert John Bardo, miró su arma luego de la ejecución y salió corriendo. Había cometido uno de los crímenes más infames del mundo del espectáculo, que interrumpió para siempre la carrera de una joven que estaba en ascenso, a punto de hacer el casting para ser la protagonista de Mujer Bonita.

Leé también: Las sospechas por la muerte de Brittany Murphy: un marido psicópata, un cóctel de drogas y dudas por la “humedad que envenena”

El asesinato a sangre fría de Schaeffer en manos de un acosador significó un cambio radical en la estructura legal de los Estados Unidos y modificó Hollywood: un año después de esa muerte se aprobó la primera “Ley Nacional contra el Acecho”.

Una imagen del book de fotos de Rebecca Schaeffer (Foto: IMDb).

Quién era Rebecca Schaeffer, la actriz acribillada por un fanático en 1989

Rebecca Schaeffer había nacido el 6 de noviembre de 1967 en Oregon. Desde muy chica fue muy fanática del teatro y su belleza natural la ayudó en sus años de adolescente a meterse en el mundo del modelaje.

La miré por primera vez y ya me enamoré de ella. Tenía una forma fresca y carismática. Era muy hermosa, con grandes ojos marrones y una hermosa sonrisa”, recordó Nannette Troutman en una entrevista con ABC, dueña de la primera agencia de talentos a la que se acercó Schaeffer.

Siendo muy chica, Schaeffer se mudó a Nueva York para iniciar una carrera artística. Primero consiguió un rol en la telenovela One Life to Live, pero en 1986 empezó su despegue definitivo en la televisión cuando la contrataron como una de las protagonistas de la sitcom My Sister Sam en 1986.

La portada de la revista “Seventeen” en la que se retrató a Rebecca Schaeffer. (Foto: revista Seventeen)

La serie significó su estadía definitiva en California a partir de ese momento. Schaeffer estaba viviendo un sueño. No solo estaba triunfando en la TV sino que también salía en las tapas de cuanta revista se publicaba: People, Seventeen, TV Guide.

Qué decían de Rebecca Schaeffer quienes trabajaron con ella

“Era una especie de misterio lo que pasaba con ella porque si quería hacer algo, podía hacerlo. Realmente aprendió mirando y haciendo. Todo fue fácil”, contó, también a la cadena ABC, su padre, Benson Schaeffer, en un especial que se emitió cuando se cumplieron 30 años del asesinato.

El elenco de la serie “My Sister Sam”. (Foto: cortesía Danna Schaeffer)

Sus compañeras de My Sister Sam también la recordaron allí. “Era una joven única. Hermosa y divertida. Habría sido una actriz notable”, comentó la actriz Jenny O’Hara, integrante del staff de esa comedia.

“Estaba ocupada viviendo su vida, conociendo gente y teniendo amigos. También tenía novio”, agregó Pam Dawber, la coprotagonista de la sitcom, también recordada por Mork y Mindy.

Rebecca Schaeffer y Pam Dawber posan para la promoción de la serie “My Sister Sam”. (Foto: IMDb)

Luego de su paso por la serie, Schaeffer empezó a tener otros trabajos y el cine le abrió la puerta. Llegó una película de mirada adulta, Scenes From the Class Struggle en Beverly Hills, como primer prueba. Salió bien parada y, por eso, le llovieron otras propuestas: Mujer Bonita y El Padrino – Parte III estaban en el horizonte.

En las sombras, sin que ella sepa, un acosador rondaba por su vida. Robert John Bardo, obsesionado con Schaeffer, estaba por ejecutar su plan mortal.

Quién es Robert John Bardo, el asesino de Rebecca Schaeffer

Robert John Bardo nació el 2 de enero de 1970 en Tucson, Arizona. Es el menor de siete hermanos e hijo de un ex integrante de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. De acuerdo a los sitios E! y EW, cuando era chico sufrió abusos físicos y psicológicos. Su familia era violenta.

“Era una bomba a punto de explotar”, dijo uno de sus profesores, según apuntó el sitio Reel Reviews. Durante su adolescencia, Bardo fue internado dos veces en clínicas psiquiátricas.

Robert Bardo hace el gesto del momento del disparo con el que mató a Rebecca Schaeffer. (Foto: captura YouTube)

El canal de YouTube Grunge detalló que Bardo empezó a desarrollar una obsesión por Schaeffer cuando vio por primera vez My Sister Sam. Inmediatamente le escribió varias cartas. La actriz respondió una de ellas.

Bardo intentó conocerla en persona y, para eso, viajó a Los Ángeles, fue hasta los estudios, pero los agentes de seguridad le impidieron la entrada. El acosador, entonces, siguió su estrategia: contrató a un detective privado que ubicó el lugar en el que vivía Schaeffer.

Cómo fue el crimen de Rebecca Schaeffer

Según lo que cita la revista People, la actriz estaba muy feliz porque estaba preparándose para una obra de teatro que había surgido hacía poco. Además, el medio Today recordó que por esos días esperaba una llamada de parte del mismo Francis Ford Coppola para hacer el casting del rol de Mary Corleone, que luego interpretó Sofia Coppola.

El frente de la casa donde fue asesinada Rebecca Schaeffer. (Foto: IMDb)

Alrededor de las 10.00 de ese 18 de julio de 1989 Schaeffer escuchó el timbre. Como su portero eléctrico no funcionaba bien, se acercó hasta la puerta para ver quién era. Estaba vestida con una bata.

En la vereda estaba Bardo. Había viajado algo más de 800 kilómetros para llegar a ese lugar. En sus manos tenía una postal que le había mandado Schaeffer, en respuesta a una carta suya. También llevaba una foto de la actriz y una copia de la novela El guardián entre el centeno, la obra de J. D. Salinger que también tenía en su mano Mark David Chapman cuando asesinó a John Lennon.

Bardo y Schaeffer se saludaron. Intercambiaron un par de palabras y ella lo despidió. “Por favor, ¡cuidate!”, le dijo la chica cuando terminaron de hablar. El fanático se fue y dio vueltas durante una hora. Algo le había hecho ruido en su cabeza. Volvió: el plan que había pergeñado de manera obsesiva ya no tenía filtro.

Qué dijo Robert John Bardo del momento del crimen de Rebecca Schaeffer

En una entrevista con ABC News, el médico clínico forense Kris Mohandie explicó que Bardo tenía sentimientos de rabia luego de haber visto que la actriz había hecho algunas escenas subidas de tono en una película. “Era como si dijera ‘tenés que permanecer inocente para mí y por eso te voy a castigar quitándote la vida’”, analizó.

Robert Bardo, durante al juicio a Rebecca Schaeffer (Foto: Anacleto Rapping/Los Angeles Times)

El asesino esperó a que Schaeffer volviera a abrir la puerta. En el juicio, según publicó Los Angeles Times, Bardo detalló la charla que tuvo con ella en ese momento.

“Viniste a mi puerta otra vez”, comentó la chica, según el propio asesino. “Era como si la estuviera molestando de nuevo. Pensé que era muy cruel decirle eso a un fan”, dijo Bardo, durante un diálogo que tuvo con el psiquiatra Park Dietz, grabado en video.

El hombre sacó su Magnum .357 cargada que tenía en una bolsa y disparó una vez. La bala le dio en el corazón a Schaeffer, que murió casi de inmediato.

Qué pasó en el juicio del asesino de Rebecca Schaeffer

“Tengo una obsesión con lo inalcanzable. Tengo que eliminar lo que no puedo lograr”, le escribió Bardo en una carta a su hermana, poco antes del crimen. Eso, demostrado en el juicio, fue una de las pruebas que llevaron a que recibiera la cadena perpetua.

Bardo fue declarado culpable de asesinato en primer grado y sentenciado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. La fiscal que llevó el caso fue Marcia Clark, conocida posteriormente por otra causa famosa como la de O. J. Simpson.

El hombre no estaba loco, sino obsesionado, fue la conclusión judicial a la que se llegó. Bardo tiene 51 años y vive en la prisión de Mule Creek.

Rebecca Schaeffer, en el set de la sitcom “My Sister Sam”. (Foto: IMDb)

El atroz crimen que cometió significó un duro golpe para Hollywood que se conmovió con el destino trágico de una estrella en ascenso. Un año después de la muerte de la chica se aprobó en California una ley que penalizaba el “acecho” callejero.

“Es delito hacer que otra persona o su familia tenga un temor razonable por su seguridad y conlleva una sentencia de prisión estatal”, establece la norma. Hasta el momento del crimen, no existía ninguna legislación sobre el tema. Desde 2019, está reconocida en 50 estados.

Leé también: El crimen de la Dalia Negra: quería ser una estrella de Hollywood, apareció mutilada hace 74 años y nunca se resolvió el caso

“Sí, en un nivel muy básico, (el crimen de mi hija) cambió Hollywood, pero Rebecca no era una soldado que luchaba por una causa. Ella no eligió esto”, remarcó Danna Schaeffer, la mamá de la actriz, en un reportaje con People.

A pesar de las modificaciones que hubo en el show-business tras el asesinato, la perdida seguirá siendo irreparable. Para siempre.