En plena discusión con el FMI, el bloque K del Senado envía tres señales a la Rosada de que no es su escribanía

0
136
en-plena-discusion-con-el-fmi,-el-bloque-k-del-senado-envia-tres-senales-a-la-rosada-de-que-no-es-su-escribania

En un juego sin sutilezas, en las últimas semanas el bloque del Frente de Todos del Senado envío a la Casa Rosada una serie de señales que demuestran que no aceptarán comportarse como una simple escribanía del Poder Ejecutivo. En plena negociación de un acuerdo con el Fondo, esas advertencias adquieren mayor relieve.

“No vamos a aprobar cualquier cosa”, asegura una senadora del bloque oficialista. El acuerdo que alcance el ministro Martín Guzmán deberá ser avalado por el Congreso.

Más. En la bancada del Frente de Todos insisten con una cuestión de fondo que parecía haber sido dejada atrás: plantean que en el futuro acuerdo con el FMI deben revisarse las tasas de interés y los plazos de pago, algo que el organismo se resiste a aceptar.

Cristina Kirchner con senadoras del Frente de Todo y la secretaria administrativa del Senado, Luz Alonso.

“La discusión es política, no técnica”, argumentan en referencia a que la negociación fina debe seguirse sobre todo con Estados Unidos, principal accionista del organismo, y no entre el ministro de Economía y el directorio del Fondo.

En el sector más K de la bancada destacan: “El Presidente dijo que el acuerdo no tiene que alterar el crecimiento de la Argentina. Con eso coincidimos plenamente, aunque no está claro si Guzmán también lo entiende así“.

Las diferencias entre el bloque oficialista del Senado y el Gobierno empiezan a quedar más expuestas.

Tras caer en las PASO, en octubre la bancada oficialista impulsó un proyecto del cordobés Carlos Caserio para elevar el mínimo no imponible de Bienes Personales, actualmente en $ 2 millones. “Ni una camioneta vale eso”, justificaron la decisión con el foco puesto en las elecciones generales.

Desde el bloque del FdT avisaron al Ministerio de Economía que avanzarían con la iniciativa, que provocaría impacto fiscal.

Lo que sucedió ahí pareció otro capítulo del enredo “políticos vs técnicos”. Desde Hacienda les contestaron con soberbia que el tema ya estaba conversado más arriba del bloque y que no iba a salir.

Como el que avisa no traiciona, la bancada oficialista avanzó tal como pretendía con el proyecto de Bienes Personales. Como única concesión al Ministerio de Economía antes de darle media sanción al proyecto, el bloque accedió a bajar el mínimo no imponible de los $ 8 millones que decía el proyecto original a $ los 6 millones con lo se lo aprobó.

La siguiente señal ocurrió con los 116 decretos de necesidad y urgencia firmados por Alberto Fernández en sus casi dos años de gestión y que aún tienen pendiente su aprobación por el Senado.

Senador por Córdoba Carlos Caserio. Foto Federico López Claro.

Esta semana el bloque del Frente de Todos empezó a depurar el listado de DNU, pero la decisión política es no aprobar la totalidad sino menos de la mitad en una sesión que fue convocada para el 9 de diciembre, es decir en la víspera del recambio parlamentario.

La decisión es rara, más aun si se tiene en cuenta que el 10 de diciembre el oficialismo perderá la mayoría en el Senado y deberá apelar a la ayuda de aliados para aprobar cualquier iniciativa (o DNU).

El argumento que dan en el FdT es que no quieren llevar a votación decretos demasiado polémicos y que puedan tensionar más la relación con la oposición justo cuando pierden el quórum propio y debe tratarse las leyes de Presupuesto y el acuerdo con el FMI.

Es posible que sea así. Pero también hay sospechas de que se le está exhibiendo a la Casa Rosada que no se aprueba todo lo que necesita y de que Cristina Kirchner podría estar guardándose una carta bajo la manga para el caso de que escale su pelea con Alberto Fernández.

Los DNU que no sean aprobados ahora seguirán vigentes, pero pueden ser eventualmente volteados por el Senado dado que nunca obtuvieron el “blindaje” que necesitan de alguna de las dos cámaras del Congreso.

Tercera consecutiva

La tercera señal consecutiva se hace palpable con lo que está sucediendo con la ley de promoción de las inversiones hidrocarburíferas, una iniciativa presentada por el propio Alberto Fernández tres días después de caer en las primarias.

Más aun. Hace dos semanas exactas, tras el acto en Plaza de Mayo por el Día de la Militancia Alberto Fernández dijo que “en el Congreso hay 5 ó 6 leyes muy importantes para el futuro de la Argentina”, entre las que mencionó justamente la de hidrocarburos.

Pero nada muestra que en el Senado le estén metiendo pata a la ley que quiere el Presidente.

Al senador justicialista Rubén Uñac, hermano del gobernador sanjuanino y presidente de la comisión de Minería, Energía y Combustibles, le encomendaron en el Senado que haga consultas con los legisladores de las provincias petroleras, tanto a oficialistas como a aliados como el rionegrino Alberto Weretilneck y a opositores como el radical Julio Cobos.

La iniciativa encuentra fuertes resistencias. Aun no se determinó que se hará, pero hay versiones de que podría sufrir modificaciones. ¿Otro mensaje para el Presidente?

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA