Con el aval de Alberto Fernández, los intendentes bonaerenses buscarán quitar el límite a las reelecciones

0
141
con-el-aval-de-alberto-fernandez,-los-intendentes-bonaerenses-buscaran-quitar-el-limite-a-las-reelecciones

Empoderados por el rol que tuvieron de cara a las elecciones generales en la Provincia, los intendentes del PJ bonaerense empiezan a pujar internamente dentro del Frente de Todos para quedar habilitados para ir por un nuevo mandato en 2023. Y Alberto Fernández ya dio su apoyo a la iniciativa que contempla avanzar en una estrategia para esquivar la Ley 14.836, sancionada en 2016 y que puso fin a las reelecciones indefinidas de alcaldes, concejales, legisladores provinciales y consejeros escolares.

“Alberto apoya esa iniciativa. Ya lo había dicho el año pasado y antes de la elección. Pero el resultado del domingo dejó claro que el Frente (de Todos) va a necesitar del territorio para 2023“, dice un hombre de extrema confianza del Presidente al tanto del debate interno que se potenció en las últimas horas.

Es que los intendentes, tras liderar la reacción en el Conurbano, especialmente en la Tercera Sección Electoral, retomaron las conversaciones para avanzar en un plan en conjunto para encontrar una salida a la ley que fue promovida por la gestión de María Eugenia Vidal en acuerdo con el Frente Renovador de Sergio Massa.

El Presidente les transmitió varias veces su respaldo a los intendentes que suele frecuentar en reuniones bilaterales, pero también en encuentros más amplios. En uno de ellos, en noviembre del año pasado, fue especialmente contundente: “Cuando un intendente es elegido dos o tres veces, es porque los vecinos lo votan y quieren que siga siendo intendente. Y nosotros no podemos ir en contra de la voluntad popular“, dijo el jefe de Estado aquella vez, delante del propio gobernador bonaerense, Axel Kicillof; y el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro; dos representantes del kirchnerismo duro, cuya postura es un enigma.

Sucede que hasta la catástrofe electoral de las PASO, La Cámpora pujaba para avanzar sobre varios municipios, incluso los que hoy son gobernados por dirigentes peronistas, pero no K. Ahora, no habría más margen para imposiciones de la agrupación que lidera Máximo Kirchner. 

Con todo, en las últimas horas, Fernández volvió a darle garantías a los alcaldes. “Eso ya está hablado con Alberto y va a avanzar“, confió un funcionario al tanto del plan, que de todos modos no es exclusivo del FDT sino transversal: en Juntos por el Cambio hay intendentes que ya le hicieron un planteo similar al propio Mauricio Macri y al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Hay nombres de peso que, de no haber cambios y por haber sido electos en 2015 ó previamente, tendrían que imponer un delfín para su sucesión: el jefe de Gabinete bonaerense, Martín Insaurralde, es el caso testigo en Lomas de Zamora. Lo mismo que el ministro de Infraestructura Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas). Ambos ingresaron a la gestión provincial tras las PASO, por los buenos números de sus distritos. También están en una situación similar los ministros nacionales Juan Zabaleta (Desarrollo Social) y Gabriel Katopodis (Obras Públicas), en Hurlingham y San San Martín; y otros cuatro dirigentes de estrecho vínculo con el Presidente: Mariano Cascallares (Almirante Brown) Gustavo Menéndez (Merlo), Alberto Descalzo (Ituzaingó) y Alejandro Granados (Ezeiza). Estos dos últimos pasaron este martes por la Casa Rosada para hablar con el jefe de Gabinete, Juan Manzur.

En el bando opositor hay popes en una situación similar, como Jorge Macri (Vicente López), Gustavo Posse (San Isidro), Julio Garro (La Plata) y Diego Valenzuela (Tres de Febrero).

Cómo se instrumentará esta decisión política todavía no está definido, pero las fuentes consultadas confirman que “debe resolverse antes de fin de año”. Aunque no está descartada, la aspiración de derogar la ley que prohíbe las reelecciones indefinidas es mirada con escepticismo en Balcarce 50 por el costo político que implicaría ante la sociedad. La opción es que se cambie la interpretación respecto a la entrada en vigencia, para que se considere que el primer mandato al que accedieron fue en 2019, cuando ocurrió la primera elección desde la sanción de la norma. Para eso, alcanzaría sólo con impugnar ante la Justicia el artículo 7 de la ley, que fija que el mandato que cumplían los intendentes, diputados provinciales, concejales y consejeros escolares “al momento de entrada en vigencia” de la norma “será considerado como primer período”.

“Una ley no puede ser retroactiva”, es el argumento resumido que esgrimen en el peronismo. Este camino podría ser allanado incluso ante una presentación hecha por un consejero escolar, una oferta demasiado tentadora para quienes quieren evitar el escarnio público. 

Otra alternativa la aportó el decreto 265/2019 que firmó Vidal para reglamentar la ley, pero sólo serviría para aquellos dirigentes que dejaron su segundo mandato antes de cumplir los dos años de ejercicio en el cargo, como ocurre con quienes saltaron desde municipios al ámbito provincial y nacional. 

“Determinar que la prohibición de reelección para un tercer mandato consecutivo abarca a quienes habiendo sido reelectos en el mismo cargo para un segundo mandato consecutivo, hayan asumido sus funciones y ejercido por más de dos (2) años, continuos o alternados“, reza el artículo 1 del Anexo Único. Pero esta opción dejaría afuera al grueso de los intendentes que siguen en sus municipios, con el 10 de diciembre en el horizonte. 

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA