Con el quórum en riesgo en ambas cámaras los no alineados serán clave para el FdT

0
69
con-el-quorum-en-riesgo-en-ambas-camaras-los-no-alineados-seran-clave-para-el-fdt

Las elecciones legislativas de este domingo definirán la correlación de fuerzas políticas en el Congreso para los próximos dos años. El oficialismo, tras unas PASO negativas, busca conservar la primera minoría en Diputados y mantener el quórum en el Senado. Además, como Juntos por el Cambio, debe comenzar a tejer alianzas con bloques minoritarios o monobloques, que cobrarán un papel crucial a partir de diciembre.

En la Cámara baja, de mantenerse el resultado de las primarias, no habría cambios significativos: el bloque del Frente de Todos tendría 117 miembros (en la actualidad, posee 120) mientras que JxC solo sumaría uno más (pasaría de 116 a 117). Por eso, la alianza opositora hizo campaña con eje en aumentar la cantidad de diputados.

Los eventuales aliados de las fuerzas mayoritarias, en este contexto, continuarán siendo clave, como el interbloque Unidad Federal para el Desarrollo, que supo alinearse al FdT. En dicho espacio de seis integrantes habrá cambio de liderazgo ya que el mandato del mendocino José Luis Ramón vence en diciembre y será reemplazado por el rionegrino Luis Di Giacomono, quien responde al ex gobernador y actual senador Alberto Weretilneck. Por el momento, promete salir de la polarización: “la unidad de representantes federales que se encuentren por fuera de la grieta es absolutamente necesaria”.

Otro bloque determinante bajo la nueva composición va a ser el Interbloque Federal, del peronismo no kirchnerista. Si bien seis de los diez legisladores que hoy lo componen terminan su trabajo a fin de año, ya existieron conversaciones entre mandatarios del interior para que pueda aglutinar nuevos integrantes, en defensa de “la agenda del interior”. Así lo confirmó Juan Schiaretti, gobernador de Córdoba: “Por lo que me dicen hay muchos legisladores nacionales que quieren sumarse al interbloque; hay muchos dirigentes del interior que piensan lo mismo que nosotros, y no tengo dudas de que tendremos más legisladores porque la solución debe venir desde el interior y con más federalismo”.

El Frente de Izquierda apuesta todas sus fichas al ingreso de una nueva diputada, Myriam Bregman, para conformar un bloque de tres o cuatro miembros y los liberales, siempre y cuando se repitan los resultados del 12 de septiembre, arribarán al Parlamento con cuatro legisladores, como Javier Milei y José Luis Espert. Con este panorama, el Frente de Todos deberá realizar esfuerzos mayúsculos para obtener quórum y aprobar proyectos.

En la Cámara alta, el escenario es igual de complejo para el FdT: si se repiten los resultados de la última elección quedaría con 35 miembros (hoy cuenta con 41), en tanto JxC quedaría con 31 (sumando seis nuevos integrantes a su bloque). Por eso, serán fundamentales Weretilneck (Río Negro), Magdalena Solari Quintana (Frente Renovador Misionero), ambos de diálogo con la Casa Rosada, pero que harán valer su voto. También aparecen en la nómina Roberto Basualdo (San Juan), Claudio Poggi (San Luis), Juan Carlos Romero (Salta), alineados con la oposición, y Clara Valle Vega (Catamarca), quien estuvo en la coalición de Juntos por el Cambio, pero que se alejó “buscando ser una opción opositora responsable”.

Por lo menos hasta este año, el FdT logró aprobar sin inconvenientes en el Senado varios proyectos controvertidos, como las modificaciones al Ministerio Público Fiscal o la reforma judicial, iniciativas que quedaron trabadas en Diputados y que en 2022 requerirán amplios y complejos consensos para ser sancionadas.

También te puede interesar