Cuadernos de las Coimas: la fiscal del juicio pedirá los datos del celular de Roberto Baratta

0
142
cuadernos-de-las-coimas:-la-fiscal-del-juicio-pedira-los-datos-del-celular-de-roberto-baratta

Los “Cuadernos de las coimas”, el caso considerado por los investigadores como el entramado de corrupción más grande de los últimos años, avanza pausadamente en el Tribunal Oral Federal 7 (TOF 7). Hace más de un año se pidieron recursos a la Corte Suprema para encarar el juicio, pero no hay novedades aún. Mientras, como adelantó Clarín este fin de semana, una nueva prueba reactiva el expediente: los mensajes del celular del ex funcionario Roberto Baratta “ponen en crisis la estrategia de los acusados”, explicaron fuentes judiciales a este diario. Básicamente porque en esos mensajes queda claro que el ex mano derecha de Julio De Vido estaba al tanto de las anotaciones sobre esos supuestos pagos de sobornos que hacía el remisero Oscar Centeno. Por eso, la fiscal del juicio, Fabiana León, pedirá el informe sobre los teléfonos abiertos para iniciar su análisis

Las dimensiones del expediente principal de la causa son extraordinarias: 220 cuerpos y más de 60 cajas con documentación; 136 empresarios, 22 ex funcionarios y 14 supuestos testaferros involucrados. A la principal acusada, Cristina Kirchner, se la procesó y envió en 2019 a juicio oral señalada como jefa de una asociación ilícita que se dedicó a la recaudación de fondos ilegales, esto es: sobornos.

El expediente central cuenta con otros seis desprendimientos, pero sólo en tres de ellos está acusada la vicepresidenta: en el conocido como la “causa madre”, las coimas percibidas en el marco de la cartelización de la obra pública y los subsidios al servicio de trenes. Los demás expedientes conexos (subsidios al transporte, la compra de GNL y corredores viales) tienen como imputados centrales a De Vido y a Baratta, ex secretario en el ministro de Planificación.

Todo fue elevado a juicio hace más de dos años. Con cuatro pedidos cursados a la Corte Suprema de Justicia, el tribunal avanza con una voluminosa causa para poder realizar el debate oral. A la fecha sólo dos tramos se encuentran en etapa de ofrecimiento de pruebas: la compra de Gas Natural Licuado y subsidios a los Trenes.

Oscar Centeno. El chofer de Roberto Baratta que escribió los “cuadernos de la corrupción”. Aquí junto al fiscal Carlos Stornelli.

¿Qué implica la falta de recursos, según se quejan en los tribunal y despachos que llevan el caso? En una instancia aún se está escaneando la documentación y por la falta de espacio gran parte de ella se resguarda en contenedores ubicados en el estacionamiento de Comodoro Py, el TOF 7.

Además, una puja político / judicial también entorpece el panorama: uno de los integrantes del Tribunal es Germán Castelli, quien fue destituido por el kirchnerismo y restituido en su cargo por la Corte, pero de manera temporaria. Su cargo debe concursarse.

Más de tres años desde que estalló el escándalo

El 1 de agosto se cumplieron tres años desde que inició en la justicia federal el expediente conocido como los Cuadernos de las Coimas, pero la realización del juicio oral aún parece una instancia muy lejana.

Oscar Centeno, el chofer de Baratta llevó durante años un detallado registro del recorrido de los bolsos con dinero, presuntamente proveniente de coimas millonarias que empresas de la construcción, entre otras, pagaban a los gobiernos kirchneristas desde 2003 y hasta 2015.

Esa “bitácora de la corrupción”, como se la llamó más de una vez, permitió reconstruir día por día -literalmente- dónde y quiénes reunían y entregaban dinero a Baratta, dónde se llevaban esos tesoros ilegales y a cuánto ascendían sus montos.

Esto fue siempre refutado por las defensas. Pusieron en duda la existencia de los cuadernos a los que llamaron fotocopias, pero tiempo después aparecieron los cuadernos originales físicos. Entonces, los acusados sostuvieron que esos cuadernos habían sido escritos con posterioridad a la fecha investigada, que abarca el período 2003 a 2015.

El iPhone de Baratta

Durante la instrucción se impulsaron 231 medidas: testimonios y confesiones de políticos, allegados y los más importantes empresarios del país; informes de la AFIP, la ANAC, el RENAR y de otros organismos del Estado, registros de cámaras de seguridad, extractos bancarios y todo tipo de papeles.

Entre esas pruebas se encontraba la apertura de un conjunto de teléfonos, entre ellos el Iphone de Baratta. El informe fechado el 1 de noviembre que adelantó Clarín ingresó a instrucción y cuenta con una serie de conversaciones que mantenían la ex pareja de Centeno, Hilda Horovitz, con el ex funcionario. La sospecha inicial es que ella reclamaba dinero a cambio de no contar la información sobre el origen de los fondos que trasladaba el chofer.

Los mensajes que intercambiaban, sostienen en Comodoro Py, “debilitan la estrategia de las defensas”. En primer término porque las conversaciones “corroboran la existencia de los cuadernos previos al 2017” indicaron fuentes del caso este lunes.

Julio De Vido, en tribunales, durante uno de los juicios por presunta corrupción.

Por ejemplo, uno de los diálogos ocurrió en la mañana del 20 de septiembre de 2016: “Hola buen día, soy Hilda, la ex de Oscar Centeno; hace rato que quería contarle lo que hizo Oscar, mientras trabajaba con usted en el ministerio como chofer”. La mujer le relata al ex funcionario kirchnerista la compra de un departamento en Once, que luego fue vendido para comprar otro en Olivos, la compra de otro inmueble en Salta, y la adquisición de un vehículo marca Toyota. “Hoy, él vive con todos los lujos, terminó la gestión de Cristina y el 9/12/2015 me echó”, agregó aportando otros detalles para definir que “ése es Oscar” e invitando a Baratta a que le devuelva la llamada si quiere más información.

Hay otro dato al respecto. Desde la investigación señalan que estas conversaciones, que no son las únicas y que faltan más informes por llegar, dan cuenta “del conocimiento del circuito que estaba puesto en marcha hace tiempo”. El informe será pedido por la fiscal León para iniciar su análisis de cara al juicio oral.

Los mensajes bajo análisis

El 15 de mayo, la ex pareja de Centeno le dio más detalles a Baratta de lo que escribía el chofer: “Cuando iban a la cueva con fecha y horarios sacaba fotos. Porque el decía que cuando termine si usted le daba una patada lo usaba eso que escribía, Yo le pedí que le de para hacer un entrepiso me dijo que va a ver cuanto me da. Yo ya le mandé el presupuesto mejor que le de todo (sic.)”. Ahí quedaría claro que Horovitz pretendía plata a cambio de esa información.

El 22 de mayo, Horovitz dijo: “Oscar decía que estos bolsos traían los dólares robados de la cueva; y que usted le daba migajas”. La mujer precisa que son algunos de los bolsos porque “él llevaba muchos a casa de Bartolomé Mitre y acá en Olivos” y que hubo propiedades que el chofer compró en dólares “todo al contado” y se pregunta “¿Cómo un chofer de viceministro puede hacer tanto? (sic.)”.

El 23 de mayo a las 21:36, agregó que Centeno se comunicó con ella: “Me dijo que lo estoy difamando, que todo lo que digo es mentira”. “Si es mentira, usted cree que me daría lo que le pido, si fuese mentiras ni el departamento me compra. Un chofer jamás podría haber hecho todo lo que hizo, ¿no es cierto?”, prosigue exigiéndole dinero a cambio de no contar lo que sabía del supuesto origen de aquellos fondos: “A mí no me llores que no tenés”.

El 26 de julio de 2017 reitera la existencia de cuadernos. “Usted que le tenía confianza, iban a cenar juntos a contarse sus cosas… ¿Sabe lo que hacía Oscar?”: la mujer le dice a Baratta que Centeno “grababa la patente del auto en el que iban”. “Le dije que tiene o tenía muchísimos cuadernos con fecha y hora donde iban”.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA